BAILES 'HOT': EL CLÁSICO ENTRE LOS CLÁSICOS!!!, KIM BASINGER RETORCIÉNDOSE DE GUSTO CON ROURKE!!!


Tenía que aparecer, algún día u otro tenía que aparecer. Siempre me he resistido a poner una de las escenas eróticas más conocidas de la historia como la de "9 1/2 Weeks" (1986) precisamente por eso, por conocida y resobada, por tener una canción, la de Cocker en "You can Leave Your Hat On", mil veces escuchada y convertida en tradicional fondo sonoro para despedidas de soltera y demás fiestas de guardar.

Pero el momento tenía que llegar y si ha sido gracias a Stallone y De Niro pues oye, ha quitarse el sombrero por haberme ofrecido en "Grudge Match" (2013) a una Kim Basinger todavía bellísima y con una elegancia y una sensualidad intactas.

Y bueno, aquí venimos a lo que venimos y hoy lo que nos ocupa es hablar del baile 'hot' más conocida de los 80's hasta que llegó en el '92 el cruce de piernas de Sharon Stone en "Instinto Básico". Los contoneos ante Mickey Rourke se convirtieron de inmediato en una de las escenas más icónicas en el mundo del cine erótico y del celuloide en general. "9 1/2 Weeks" fue dirigida por Adrian Lyne ("Flashdance", "Atracción fatal") y se estrenó en las salas en el '86 siendo un absoluto fracaso comercial en el país de las barras y las estrellas pero un exitazo en una Europa mucha más deshinhibida y sin tanta doble moralidad.

La película cuenta la excesiva relación sexual que se produce cuando Elisabeth (Basinger), que trabaja en una galería de arte Manhattan y está recientemente divorciada, conoce a John, un misterioso y atractivo 'broker' de Wall Street (Rourke). La relación en un principio tiene tintes de romanticismo sexual pero la relación va degenerando poco a poco hasta que llega irremediablemente el momento de la crisis y el cuestionamiento de la espiral descendente en el que se encuentra Elisabeth.


Se dice, se comenta, que la relación entre los dos actores comenzó muy bien pero que, para tener ese momento de tensión real cuando los problemas en la relación empiezan a explotar, fue el mismísimo director el que provocó varios enfrentamientos reales entre ellos para parecer lo más verosimil posible. De hecho (y esto sí que es cierto) en las escenas de peleas no tuvieron que esforzarse demasiado (sobre todo la Basinger) pues los dos ya se llevaban a matar y no podían ni verse las caras en los platós.

Vayamos a la escena de marras, es curioso ver a Mickey Rourke haciendo de 'broker pijo', guapo y en su mejor momento de popularidad, me jode, pero en el fondo me atrae que sea un cabrón 'outsider' y que haya tenido una carrera y una vida tan erráticas pero así es él, un tío que lo podía haber tenido todo, que podía tener el 'status' establecido y reconocido de Richard Gere o Harrison Ford pero que nunca acató las leyes de la industria entre, claro está, fiesta y fiesta, revolcón tras revolcón entre nubes de coca y guantes de boxeo.

Lo que hace la Basinger entre esos contraluces tan ochenteros de fuertes focos e insinuantes lineas en sombra de persianas/stores es acojonante. Está claro que la música de Cocker acompaña, es ideal para convertirse en un animal erótico pero el 'striptease' está muy bien llevado entre la coreografía de ella y los planos expresivos del guaperas de Mickey que, de un corderito que está disfrutando lo que ve pasa a exigir más y más cosas a su 'presa'.

Planos tan eróticos como los de su irresistible silueta a contraluz, los de la pared con las líneas de la persiana dibujando la anatomía de la actriz, su tórrida mirada de gatita en celo mientras se quita las medias (esa boca...), el contrapicado de sus perfectas tetas transparentándose y los planos finales en la azotea cuando se quita el abrigo y se desnuda son y forman parte del imaginario sexual de todo adolescente que empezaba a despertarse sexualmente en aquellos 80's, y esto, cómo no, es mi caso... (un año más tarde el "Boys, boys, boys" de Sabrina haría estragos en mí en aquella Nochevieja del '87).

Por cierto, que lo de desnudarse no era nada nuevo para ella ya que en su etapa neoyorkina como modelo en los 70's ya lo hacía en las fiestas entre rayas de coca y 'polvos mágicos'.

ENJOY ITTTT!!!!



Lo que no me gusta demasiado es el abuso de esos focos, está claro que es para insinuar más que para mostrar pero es que el gigantesco foco del fondo de la cocina no se lo cree ni su padre y el plano de los foquitos como si de una discoteca se tratase están tan fuera de lugar, pero bueno, se disculpa porque eran los 80's. Hecho en falta también más primeros planos de su cara, de sus expresiones y es que, joder! con una de las bocas más carnosas y sensuales del mundo del cine podían haberla explotado más en esta escena. Pero que nadie se preocupe, la escena del hielo y las cerezas ya la tengo preparada para más adelante en la sección 'Escenas Dilatadas'...

2 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Y gracias a ella Randy Newman se hizo multimillonario, y se confió en él para Toy Story Que tendra la Bassinger en común con buzz

PUPILO DILATADO dijo...

bernardo - Pues la verdad es que nada!!! pero mira, el boom "9 1/2 weeks" le abrió puertas y aprovechó el tirón. Normal.