POR AMOR A LA MÚSICA: ENRIQUE BUNBURY "HELLVILLE DE LUXE" (2008)


Me estreno un poco estresado en este comienzo de la segunda temporada del juego "Por Amor a la Música", mi tiempo de reacción ha sido reducido por tener demasiada 'chiquillería' en casa ayer pero bueno, haremos lo que podamos.

Para los que os pasáis por aquí ya sabéis como funciona el juego y para los que no, lo resumiré rapidamente pues simplemente un 'anfitrión' semanal propone a los jugadores 'el reto' o 'clave' relacionada con la propuesta que 'Forrest Gump' (Masters of the Universe) impone en cada nivel para hablar, reseñar y analizar discos que sigan la clave propuesta.

Cómo no, le ha tocado a 'Forrest Gump', del blog "The Tiki Bar", empezar la partida y, en este caso, el reto trata de 'músicos/productores' o viceversa que hayan producido un disco de alguien ajeno o hablar de un disco que haya gestado él mismo como músico. La primera clave de esta semana es el afamado productor Phil Manzanera...


con el álbum de Quiet Sun "Mainstream" (1975). Un productor de tanto renombre debe tener unas breves líneas aquí además de las excelentementes escritas por Forrest. Phil Manzanera, lo reconozco, es totalmente desconocido para mí, sí, has escuchado una y mil veces su asociación eterna como productor de Heroes del Silencio y Enrique Bunbury como solita y su gran aportación a Roxy Music junto con Eno y Ferry pero siempre se me pasó por alto su discografía en solitario y sus trabajos produciendo a Gabinete Caligari, Antonio Vega, Fito Páez, Los Mosquitos, el "On an Island" de David Gilmour...incluso hasta Mónica Naranjo (!!!) y su laureado "Minage" (2000)...'sobrevivireeeeee-eee-eeeeee'..

Volviendo a Manzanera, tendremos que profundizar en lo realmente destacable de su carrera ya que siempre me dió pereza este hombre.

Pero lo que nunca me dió pereza es escuchar los discos de Héroes del Silencio en plena eclosión de la banda con "Senderos de Traición" (1990) (el segundo trabajo a los controles de Phil Manzanera) y en pleno descubrimiento primerizo y novatil de esto que solemos llamar rock'n'roll. Lo que hizo Manzanera con "Senderos de Traición" y más tarde con "El Espíritu del Vino" (1993) fue encumbrar, aún más si cabe, a una de las bandas definitivas del rock'n'roll español de todos los tiempos.

Pero luego vino Enrique Bunbury en solitario, y eso es otra historia (en mi caso) muy distinta...


No he seguido con demasiada atención (y gracias al juego ahora os juro que me arrepiento) la carrera en solitario del endiosadillo de Bunbury, "Radical Sonora" con el que recurrió de nuevo a Manzanera aunque Enrique hizo labores de co-productor, le dí un par de escuchas y no me desagradó con ese cambio radical en pleno auge de Trent Reznor y el rock industrial junto con el 'trip-hop'. Supe en aquellos momentos que fue un insulto a sus fans y que pasó por un crisis severa que casi le deja fuera de la música. Más tarde vinieron "Pequeño", "Flamingos" y "El viaje a ninguna parte" que devolvieron la identidad y el lugar a un artista inquieto a pesar de no tragar demasiado su personaje. Aclararé que no he escuchado en su totalidad ninguno de estos tres discos por culpa, quizás, de esa cierta 'manía' que cogí a Bunbury.

Pero 'ete aquí' que gracias/por culpa del juego me encuentro que la segunda colaboración de Bunbury con Phil Manzanera se produce con este "Hellville De Luxe" (2008) que elijo, sobre todo y ante todo por su portada y su imagen más 'redneck'.



No me extenderé demasiado pues este disco hay que descubrirlo a pequeños sorbos y no he tenido demasiado tiempo de catarlo con tranquilidad pero, en una primera instancia (llevo dos escuchas), se nota que ha querido un sonido que se desmarca de trabajos anteriores. Con atmósferas mucho más guitarreras y en primer plano, se dan de la mano, el blues, el country, el rock'n'roll y cierta intención rockabilly/sureña, en canciones como "Bujías para el dolor", con su excelente y apasionada letra; su polémico "El hombre delgado que jamás flaqueará" por plagiar más de un verso de poetas y no citarlos, temas en donde las guitarras se revuelven y toman el poder. Pero su desangelada y desilusionada "Si no fuera por tí" con un Enrique perdedor y de vuelta de todo, su pequeña y grave canción campestre pero muy grande en intensidad emocional y de mensaje "Canción Cruel" y su epatante e hímnica "Hay muy poca gente" me han sorprendido gratamente sin pensar en lo más mínimo, sin intentar tener ningún prejuicio que me hiciese 'ajusticiar' al artista pero también al personaje.

Lo que sí que no paso es "Todos lo haremos mejor en un futuro"....porque no hace falta que te metas en la piel de Tom Waits y su 'maquina de huesos' con tanto descaro...


7 comentarios:

Josi dijo...

Bueno Pupi, aquí estamos de nuevo, como diria Joaquin Prats !!!A juuuuugarrr¡¡¡ la verdad que a mi Bunbury es un personaje que me parece antipático, no me cae bien, la verdad y eso ha hecho que no me haya interesado para nada su carrera musical. Esto no quita para que tu comentario y el video que has puesto me hayan sorprendido un poco. Suena bien, tal y como lo defines "con intencion rockabilly/sureña" no se, igual le doy una oportunidad a este Raphael del siglo XXI. Saludos.

Chals dijo...

llego tarde pero llego, tengo poco tiempo y no quería publicar cualquier cosa. Excelente post, yo en cambio siempre preferí a Bunbury en solitario, Pequeño, Flamingo y Las Consecuencias, me parecen discos estupendos. Supongo que Bunbury despierta antipatías por su exagerado dramatismo en escena, aunque hay que remarcar que tiene muchas tablas, una especie de artista en peligro de extinción, con carácter y personalidad, en unas semanas tendremos su "Palosanto", y creo que será de los mejores discos suyos. Saludos Pupilo.

Forrest Gump dijo...

A mi Bi¡unbury de lo antipatico ,chulo que es..me cae bien, fijate por donde.Parece que le salga natural esa manera de sobrado...Musicalmente tengo este disco,aunque reconozco que solo lo he escuchado una vez..me costo 2 euros!!!La mano de Manzanera sobre el hombro de Bunbury es fuerte y su carrera le debe mucho.Aunque Enrique sinceramente, personalidad no tiene ninguna...va cogiendo aqui y alla y voila!
A+

PUPILO DILATADO dijo...

Josi - Pensaba lo mismo que tú, te lo aseguro!, pero quizás he empezado con el disco que más se acerca a terrenos rockeros y me ha entrado bien. Te aseguro que en ningún momento he pensado en que me estaba cantando a la oreja 'el Raphael-S.XXI' mientras escuchaba "Bujias para el dolor" o "Aquí". Atrévete y verás!.

PUPILO DILATADO dijo...

Chals - No te preocupes amigo, se de sobras tu nueva situación (¿Has leido mi 'comment' en tu post de "Working Class Hero"?!?!).

Me estoy quitando la venda de los ojos con Bunbury y, fíjate, he pasado el finde con mi cuñado, que es un verdadero fan del artista maño en solitario, y no ha hecho más que animarme a que lo intente con los mismos discos que has citado tú y con su directo de la gira posterior a "Hellville...".

El estigma español de criticar 'lo que tenemos en casa' también me ha pasado a mí con este tipo y, quizás, empiece a cambiar de opinión.

PUPILO DILATADO dijo...

Forrest Gump - Fíjate que eso es lo mismo que he pensado indagando en la red en su discografía y escuchando este "Hellville...", es como una especie de Bowie que coge (unas veces con más descaro que otras) de Dylan, Springsteen, Reznor, Waits, Petty, Rob zombie, Chavela Vargas, etc,...

Hasta ahora su personaje en solitario me irritaba, incluso su pose de divo en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza viendo a The Who? en el palco y tocándole las tetas sin parar a una 'groupie' gótica no le aguanté en su momento pero, como ya digo, esto está empezando a cambiar porque, joder, si permito y disfruto excentricidades de Danzig, David Lee Roth y Axl Rose ¿por qué no se las vamos a permitir a artistas que dan un poco la nota fuera de Sanz's, Bosé's y Bisbal's?

Vinny Gonzo dijo...

Joder que temazaco has puesto Pupi!!! Yo también llego con restraso, ya lo siento.

Bunbury es imbécil. Y punto. Una vez aceptado e interiorizado eso, te das cuenta de que, oye, a lo mejor sí que se dedica a hacer amalgama de todo lo que pilla... Pero joder qué bien lo hace.

No he escuchado el disco, me quedé en el Flamingos, al que me enganché porque tiene una canción, "Sí", que ponían en la radio y que me volvía loco. Habrá que pegarle una oreja a este también.