SERIES: "STRANGER THINGS", 2º SEASON. ¿MEJOR QUE LA PRIMERA?, PROBABLEMENTE SÍ...

NOTA: 95%

Que una serie de chavales a la vieja usanza, como en los 80's, haya generado tanta expectación a todos los niveles (edad, crítica especializada, comercial, 'die hard fans'...) es para de estar de celebración. Éste que os escribe ya supera los cuarenta y os puedo asegurar que sigo viviendo en aquellas grandiosas The Goonies, E.T., Cuenta Conmigo, El Secreto de la Pirámide o La Historia Interminable por citar las más comerciales y no le hago asco ninguno a visionarlas por enésima vez cuando los canales más generalistas o mis DVD's repletos de extras me incitan a vivir de nuevo las mejores aventuras en pandilla o grupete de amiguetes que se han filmado nunca. Esto ha vuelto a ocurrir en pleno S. XXI con Stranger Things. Cosa curiosa en pleno S.XXI...

Me lo pasé pipa con la primera temporada de la ficción de Netflix, su ambientación descaradamente ochentera, sus personajes, sus tics y guiños, una buena historia muy bien contada, incluso lo flipé cuando descubrí el 'collage' cinematográfico que los hermanos Duffer habían presentado a la productora con planos de E.T., La Cosa, Encuentros en la 3ª Fase, Alien y un largo etc,... más. De ahí a la cima, nominaciones y premios por todas partes, se desata la 'StrangerThings-mania', los chavales se convierten en auténticos ídolos, los creadores del invento, The Duffer Bros. se convierten en un referente claro, Winona Rider vuelve a cobrar la credibilidad perdida, Matthew Modine vuelve a coger fuelle. Había mucha, muchísima expectación (y acojonamiento hacia mis adentros) sobre si la segunda temporada iba a estar a la altura, sobre si me iba a divertir y dejarme absorver por ese niño que todavía llevo dentro emocionándome con lo que estaba por venir.

Pues bien, no lo tenía difícil, lo tenía (casi) imposible estar a la altura de la premisa inicial pero ya puedo confesaros que no sólo mantiene el nivel...¡es que incluso la supera Pupilas/os!. Obviamente ésta es una opinión muy personal y completamente subjetiva pero está segunda temporada (la 'secuela' según confiesan sus creadores) es alucinante, intensa e inmensamente entretenida, está claro que el factor sorpresa ha desaparecido pero la nueva trama no flojea ni hace aguas en ningún momento, no me cansa que Will Byers vuelva a ser el 'conejillo de indias' de los Demogorgons y demás criaturas espeluznantes, no me agobia ni lo más mínimo que Joyce Byers (Winora Rider) vuelva a ponerse histérica una vez más, disfruto una vez más con las ralladas creativas y los conflictos de chavales que tienen Dustin Henderson y Lucas Sinclair (cuál Mickey y 'Data' de The Goonies) y, cómo no, era de esperar ese viaje iniciático que tiene 'Eleven' (ONCE) para intentar comprenderse a sí misma y volver llena de fuerza y energía renovadas para combatir el Mal. Con respecto a las nuevas incorporaciones, ya me conocéis, tengo que destacar sí o sí a Sean Austin porque es toda una voladura de cabeza tener al líder 'Goonie' formando parte de esa búsqueda de la 'X' marcada en el mapa (una de las frases de guión definitivas de ésta temporada)

Con respecto a los guiños a aquellos 80's (¡OJO, SPOILERS!), estos nueve capítulos vuelven a ser el perfecto 'Greatest Hits' musical con Scorpions, Duran Duran, Ted Nugent, Mötley Crue, ese "The Four Horsemen" de Metallica, los ya acostumbrados The Clash y su inmortal "Shoud I Stay Or Should I Go", Queen, el acertadísimo "Runaway" de Jon Bon, Cindy Lauper, Ratt, Donna Dummer,....uuuuuffff!, todo un paseo placentero por la mejor música de una época, os lo aseguro. En cuanto a los guiños cinéfilos, además de los ya acostumbrados 'Goonies-E.T.-Cuenta Conmigo', volvemos a disfrutar de guiños como el de los túneles a esa Aliens, El Regreso, a Mad Max con uno de los personajes más interesantes de la nueva historia, al Exorcista con unos planos más que explícitos, los icónicos trajes de los Cazafantasmas, Indiana Jones, Freddy Krueger, etc,... mil y una referencias insertadas (hasta Arcade y sus máquinas recreativas) con milimétrica maestría en el planteamiento de escenas, en primer plano con comentarios, en decorados o en segundo plano en posters y objetos de atrezzo. Un auténtico festival inteligente y para nada forzado de guiños y tics a una época que nos es muy cercana a muchos que ya somos padres pero que recordamos con mágica nostalgia porque la vivimos como jovenzuelos pre-adolescentes, como ellos.

En definitiva, que los Duffer lo han vuelto a conseguir, que Millie Bobbie Brown ('Eleven') lleva camino de convertirse en una de las promesas más serias de los años que están por venir (como le pasó a Natalie Portman en "Leon El Profesional") y que, ¡qué coño! Stranger Things 2 es una historia muy bien contada (de nuevo) que mantiene la tensión y el suspense en todo momento con unas tramas secundarias a la altura de la principal. Si queréis revivir vuestro pasado exento de  responsabilidades y agobios de adultos o si, por el contrario sois algo más jovencillos y queréis tensión, sustos, posesiones, monstruitos, laberintos y romances varios...¡Esta es vuestra SERIE!...

4 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Molona segunds parte. Y ya no se cusl es mejor

victor dijo...

Me gustó la primera temporada, pero solo eso. Está bien hecha, entretenida y alguna cosa mas. Pero no es esa gran serie que algunas tildaban de las mejores ya de la historia de la tv. Joder, hay que ser burro, para decir semejante barbaridad. Yo le pondría un 7. Estoy a la espera de ver esta segunda temporada.
Un saludo

PUPILO DILATADO dijo...

Bernardo - Por muy poco pero la segunda la veo mejor cerrada y con unos personajes mejor trabajados, será por Sean Austin, podría ser, pero el personaje de Mad Max es que me puede tío!

PUPILO DILATADO dijo...

victor - Ya he comentado que es 'deliciosamente imperfecta' y que mi crítica es claramente subjetiva por todo lo que envuelve la serie, quizás el contenido juvenil y la trama protagónica de críos no te convenzan pero yo estoy encantadísimo rememorando aquellos años que todavía llevo muy adentro victor. Por cierto, no tiene la máxima nota por el infame doblaje de los chavales en español poniéndoles voz de niños cuando ya son pre-adolescentes.