TOM PETTY RODEADO DE 'FLORES SALVAJES' AL LADO YA DE ORBISON Y HARRISON.

Pero qué mazazos nos sigue dando el mundo del rock'n'roll Pupilos. El gran monstruo de la música americana, Tom Petty, nos ha dejado de forma inesperada, nos ha pillado a contrapié...  Ayer, sobre las 22:00h., saltaba la noticia, se empezó a pensar en un posible 'fake' viral en redes, en 'Rock, The Best Music' la maquinaria se puso en marcha para saber a ciencia cierta lo que estaba ocurriendo y si la información/desinformación era veraz con las redes sociales echando humo y deseando que todo fuese una falsa alarma, una broma de un subnormal sin gracia. Por desgracia esto no ha sido así. Al parecer, Mr. Petty sufrió un ataque al corazón la noche del 1 de octubre pero no murió, estaba en coma y se especuló desde los medios con que ya había muerto aunque no tardarían en quitarle los soportes vitales veinticuatro horas después ante su ya inexistente actividad cerebral.

Ni soy ni me considero un erúdito en la discografía de Petty pero lo AMABA y eso me basta para escribir estas palabras de tributo y, sobre todo, de agradecimiento ante esos discos tan grandes que todos tenéis en mente (¿hace falta enumerarlos?). Éste que os escribe empezó a conocer al genio de Gainesville de forma contemporanea a su obra 90's, con dos discos cruciales en su carrera como lo son Wildflowers (1994) y She's The One (1996), gracias a él conocí la gran música americana, esa que es de verdad, inmerso y obsesionado como estaba con el Grunge, el New Metal y el Crossover 90's. Gracias al señor Tom Petty me adentré en John Mellencamp, en Neil Young, en Steve Earle, en Lucinda Williams y Emmylou Harris, en los Georgia Satellites, en John Hyatt y, coño! fijaros en lo que os digo!, gracias a Tom descubrí a Dylan...

Me encuentro ahora mismo rescatando los elixires de Wildflowers, los recuerdos de aquel momento de descubrimiento y aprendizaje se suceden, fueron momentos de asimilación ante una música que no estaba acostumbrado a escuchar pero, sin motivo aparente, la magia funcionó a la primera, todo encajaba, las melodías, esas sutiles líneas de harmónica y orquestaciones, los guitarrazos y, sobre todo, la gran personalidad de Petty me hicieron quedarme para siempre en ese disco. "You Don't Know How It Feels", el epatador y majestuoso "You Wreck Me", la fuerza emotiva de "It's Good To Be King" con su crítico videoclip de corte noventero, el intimista y 'harrisoniano' "Only A Broken Heart", el socarrón y embriagado "Honey Bee", el alma pop de "A Higher Place", en fin, todos y cada uno de los temas tenían ese algo que te marca y que te hace pensar en donde habías estado metido habiendote perdido discos claves como su debut, Damn The Torpedoes o Into The Great Wide Open. Me he saciado de su música desde entonces, con cada disco, con cada canción, sobre todo con el chulísimo Echo, a pesar de no haber seguido sus pasos al milímetro. Siempre ha estado ahí y, os aseguro, siempre va a seguir estando. Petty, allá donde estés, espero que sigas componiendo al lado de tus 'colegas Willburys' y sigas dando placer eterno aunque 'no sepamos lo que se siente'...


4 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

lloro ya no me queda ninguno de los mios idolos

PUPILO DILATADO dijo...

Bernardo - Si para muchos nos está siendo muy duro hoy, no me quiero ni imaginar lo que debe ser para tí con lo que lo admirabas... Mucho ánimo camarada, yo hoy ya sabes que he revisitado Wildflowers, mañana lo haré con She's The One (no haré reseña pero necesito escucharlo).

victor dijo...

Una triste perdida .............no conozco toda su discografía, pero me gustan algunos discos...entre ellos lo más directos.
Un saludo

PUPILO DILATADO dijo...

victor - Estoy contigo, los más directos me gustan mucho pero la magia de Wildflowers o Echo me quiebran el alma tío, y más ahora...