POR AMOR A LA MÚSICA: GEORGE HARRISON "BRAINWASHED" (2002)


Sumérgete en el 'Karma' de Harrison...paz y calma en tu interior baby...



Manda 'güevos' que me haya tenido que escuchar ni más ni menos que... ¡TRES discos!!! de Spandau Ballet para encontrar el rastro de la última corista propuesta por el juego "Por Amor a la Música" para esta semana. Cumpliendo con el protocolo, esta semana lanzaba el reto Josi, del blog "67 Rockbiker", que se ha currado un postazo tremendo sobre el directo de Deep Purple "In Concert with the London Symphony Orchestra" (1999). La CLAVE/CORISTA de esta semana, última dentro del mundillo de las/los coristas, es la londinense SAM BROWN de la que no he encontrado rastro ni musical, ni visual, ni tan siquiera en las generosas y expectaculares referencias en colaboraciones y/o labores de 'backing vocal' de la website de su club de fans que la relacione con los Románticos Spandau Ballet. Manda 'güevos' que, por querer dar un poco la nota, haya estado todo un puto día escuchando "Diamond", "True" y "Parade" a la búsqueda y captura de algún coro en donde esta mujer apareciese y 'puedo prometer y prometo' que, al menos en estos tres, no hay nada femenino pues los coros y segundas voces son másculinas todas. Eso me pasa por querer ser más friky que nadie...

De Sam Brown poco puedo aportar pues la 'bio' que se ha currado 'Josi' está más que perfecta y no redundaré en datos y colaboraciones, bueno sí, ¿os suenan John Lord, Pink Floyd, George Harrison, The Firm, Sade, Deep Purple o The Small Faces?, simplemente nació para ser una grande desde bien pequeña como así ya lo demuestra su extenso e intachable curriculum y su perfecta versatilidad a la hora de participar, colaborar o aportar magia en muchísimas canciones y estilos con sus maravillosas cuerdas vocales.


Antes de empezar este 'post' ya me he dado cuenta de que mi compañero Chals, del blog "Chals on the Route", coincide conmigo escogiendo el último disco (póstumo) de George Harrison "Brainwashed" (2002). Aquí también os dejo el enlace por si queréis hecharle un vistazo y complementar con mi post.

George Harrison, George Harrison, ya tenía ganas de hablar un poco de este grandísimo tímido de los 'fab four'. Ya sé que ultimamente os estoy dando mucho la vara con Ringo Starr pero esta vez el turno es para Harrison y su undécimo y último disco de su carrera que fue publicado un año después de su muerte el 29 de noviembre de 2001.

La gestación de este album fue muy lenta, sin prisas, de hecho hay alguna canción que es incluso de finales de los 80's como en el caso del primer single "Any Road" y otras fueron grabadas de forma aislada en la década de los 90. Pero llega el año '97 y George tiene el primer susto serio con el cáncer que se empezaba a manifestar por lo que, con ayuda de su propio hijo, Dhani Harrison y su inseparable amigo y compañero Jeff Lynne (E.L.O., Travelling Willburys), comienzan a centrarse en la composición de nuevas canciones para conseguir publicar un último álbum además de tener claras ciertas ideas con su hijo Dhani con respecto al concepto del album pero también del imaginario visual de 'artwork' de "Brainwashed". Llega el fatídico 2001 y el cáncer de pulmón que padecía se le habia extendido y la situación ya era irreversible por lo que, todo lo a prisa que le permitían sus fuerzas, se propone dejar lo más atadas posibles las canciones que quedan con indicaciones muy claras sobre el sonido y los arreglos que el deseaba. Muere unos meses después a los 58 años.

Pero no vengo a ponerme cenizo y sí a hablaros del disco y no hay mejor comienzo que escuchar a nuestro protagonista con la primera canción del album (y primer single) interpretada en 1997 en versión acústica y en solitario. Una jodida maravilla escuchar a este hombre...



Si tuviese que definir lo que me evoca este album es muy sencillo, lo definiría en tres palabras: PAZ, INTERIORIZACIÓN Y BELLEZA. Con canciones aparentemente sencillas, George Harrison ha conseguido tocarme esa fibra que uno guarda para momentos de mayor sensibilidad, incluso de flaqueza existencial porque las doce canciones contenidas en este trabajo son de una exquisita y refinada sensibilidad. No es de extrañar que éste sea un trabajo intimista y que interiorize en sí mismo porque veía muy de cerca su final en el mundo terrenal pero lo afronta de una manera muy sorprendente para mí, os lo digo de verdad, porque esperándome algo parecido a la angustia crepuscular de un Johnny Cash a punto de abandonar nuestro mundo, me he encontrado con todo lo contrario. "Brainwashed" es un disco en el que predomina la luz sobre la oscuridad y ejemplos hay muchos en este disco como "Any Road", el simpático e irónico blues de "P2 Vatican Blues (Last Saturday Night)", la búsqueda existencial de "Lookin' for My Life" y las divertidas y más ligeras (aunque no menores) "Between the Devil and the Deep Blue See" y "Rockin Chair in Hawai" de psicotrónico título.


Me quiero parar por un momento en el segundo single del album, "Stuck Inside a Cloud", una composición de orfebrería POP con los reconocibles punteos de Harrison y que me pone la piel de gallina cada vez que llega el estribillo. Escúchala, por favor...



En cuanto a los temas más reconociblemente pop aunque con muchas raices, tendríamos la Dylaniana "Pisces Fish" y los remansos de paz e íntima interiorización que suponen la insuperable belleza atmosférica de "Marwa Blues", "Rising Sun", "Run So Far" y "Never Get Over You" con sus clásicos punteos aquí y allá haciendo estos temas tan 'George Harrison' llenándote de paz y perspectiva vital para afrontar 'el marrón' que nos rodea.

Me dejo el tema/título del álbum, "Brainwashed", para el final, quizás la canción que más nervio tiene de todo el conjunto y en la que, por fin!, la gran Sam Brown hace acto de presencia aunque sólo se dedique a cantar 'God-God-God' por aquí y por allá. Un tema con muchísimo ritmo en comparación con los demás cortes con una segunda parte en donde el Pop cristalino muta al Hinduismo más integral con Harrison y su hijo Dhani entonando una oración, "Namah Parvati", a la Diosa Hindú Parvati. Perfecto final para un disco, un artista y un gran ser humano como George Harrison.

Un año después de la muerte del genio y diez dias después de la publicación de "Brainwashed" se celebró en el Royal Albert Hall de Londres "Concert for George", el esperadísimo tributo y homenaje que dirigieron Jeff Lynne y el 'mano lenta' Clapton. Os dejo a Sam Brown bordando literalmente el tema "Horse to the Water" con Dhani Harrison detrás de ella.

7 comentarios:

Chals dijo...

Madre mía!!!! menudo post!, curradísimo, me quedo pequeño je je je. Aunque couincidir con una maravilla como ésta es siempre razón de alegría. No sabía ni por donde cantó Sam Brown, gracias por la info. Mu bueno Pupilo!!!!

TSI-NA-PAH dijo...

Habeis coincidido!!!Me paso lo mismo con el anterior post!Es verdad que te has currado el post amigo Pupilo!!!Este disco es una joya que pocos se han parado a verle su verdadera belleza...Nunca es tarde!
A+

ROCKLAND dijo...

¡Spandua Ballet! Me voy...ja,ja,ja. Es broma.
En cuanto a este disco de Harrison no lo escuché nunca. Debería de profundizar algo más con la obra de este coloso pero nunca encuentro el momento. Anoto este disco para futuras escuchas si se presenta el caso.

Saludos.

PUPILO DILATADO dijo...

Chals - De pequeño nada compañero!, el tuyo también es muy suculento y trabajado. Dices bien, coincidir en un disco de la belleza de este es un auténtico placer.

¿Te ha gustado la actuación de la Brown en "Concert for George"?

PUPILO DILATADO dijo...

TSI - Es cierto!, todo el mundo andó buscando la última reencarnación de McCartney a principios de siglo y poca cancha se le dió a "Brainwashed". Una pena, pero bueno, el tiempo (creo) que le está haciendo justicia, es una jodida maravilla.

PUPILO DILATADO dijo...

ROCKLAND - Por fin alguién que comenta/ironiza/critica/bromea mis andanzas con Spandau Ballet!!. Si te soy sincero, no los he visto tan bazofia como me esperaba pero no encontrar a Sam Brown aquí me jodió.

Anótate este "Brainwashed", la verdad es que, a parte de la discografía básica de Harrison, sería un buen disco para empezar con él, SIN DUDA.

Vinny Gonzo dijo...

Una vez más, pido perdón por el (esta vez más acusado) retraso en comentar.

Pobre Chals, es el segundo combobreaker que le hacéis!! xD La verdad es que es muy admirable que, con lo poco que le quedaba en este mundo (y lo sabía), George fuera capaz de emanar esa paz y ese positivismo que, por otra parte, siempre fue suyo.

PD: Spandau Ballet molan. Bueno, creo.