Los huevos del indomable Paul Newman


Hoy es un día como cualquier otro para recordar una de las escenas más magistrales y bizarras, porqué no decirlo, de "La leyenda del indomable" ("Cool Hand Luke"(1967)), del cine clásico 60's y a uno de los GRANDES en esto de ponerse delante de una cámara y darlo absolutamente todo, el inmortal Paul Newman. Pero centrémonos en la escena, cómo si de un combate de púgiles se tratase Luke Jackson (Paul Newman) se prepara para ganar una apuesta entre él y y los babosos apostantes presidiarios que odiaban a Luke pero en el fondo lo idolatraban por su insurgencia y rebeldía, el problema es que para ganar... le separaban 50 huevos que tenía que ingerir en una hora!!!. Y bien, ¿Se piensan que nuestro sufrido comedor de huevos no sufrió?, ¡Pues claro que sí!, aquellos años de finales de los 60 y primeros 70 empezaban a mostrar un cine crudo y real con actores que se implicaban al máximo en sus interpretaciones para hacerlas más reales (De Niro, Hoffman, Mc Queen,...) aun a riesgo de sufrir física y psíquicamente y de hecho Newman jamás fue para mí Newman en este film, Newman fue siempre Luke Jackson. Los sudores fríos fueron reales, la ingesta real en el rodaje no llegó a cincuenta huevos pero sí a algunas docenas y lo más curioso, el aumento de tamaño del estómago de nuestro protagonista a base de una dieta bien trabajada de "Ovoides" y litros y litros de agua. Momentos y matices los hay y muchos; el comienzo chulesco de la escena con el planteamiento de la apuesta con un Luke inmutable, el "entrenamiento" especial al que es sometido por su "manager", el plano claustrofóbico de la pasta y los presidiarios rodeando el comienzo de la gesta, el parón estratégico de una tensión sin igual cuando todavía no se daba nada por él a mitad del empacho y el climax final en donde hasta saboreamos (o vomitamos, según se llegue a esta parte) el olor a putos huevos cocidos. Magistral , no creen?.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí¡¡ malda güevos la escena !! sin embargo de la película recuerdo mucho más lo del castigo... cavar y rellenar de nuevo un agujero tremendo. Día y noche, y Paul llorando, rogando y suplicando que le dejaran de una vez... avanza la película y vuelve a escaparse, y es entonces cuando su colega le dice aquello " cómo les engañaste " y tal... Newman le dice: " no fingía "... hasta los más rebeldes tienen un límite.

EL RESPONDÓN

nortwinds dijo...

vaya escena, inolvidable para una pelicula inolvidable, y es que Paul era un no va mas, aquellos tipos duros

TSI-NA-PAH dijo...

Que tal pupilo! Una de mis peliculas favoritas sin duda y con unpara de temas musicales muy buenos, uno de elos cantado por el propio paul Newman," plastic jesus".
Un abrazo

PUPILO DILATADO dijo...

RESPONDÓN- las escenas que comentas también son magistrales, quizá yo me he ido no tanto por la crudeza de su sufrimiento sino por las "gestas" surrealistas que se marcaba como la de la pelea imposible con George Simmons y el decadente final knokeado pero sin rendirse.

nortwinds- ¿Tipos duros?, para hacer esta película me da a mí que nadie lo pasó muy bien, eran otros tiempos y el director era un "hard wonkin' man" pero lo de Newman no tiene nombre aquí.

TSI- El punteo de guitarrita que se marca al principio de la escena de los huevos también dice mucho de la versatilidad de nuestro protagonista.

Hey caballeros se agradecen vuestros comentarios, siempre es un placer teneros como PUPILOS en este dilatado rincón. Keep on rockin'!!