ANVIL!. La triste historia de Anvil?


Acabo de ver "Anvil!. The story of Anvil" y no he podido resistir la necesidad de hacer el enésimo homenaje a esta denostada y castigada banda. Me he quedado acongojado, encogido, triste, no me quedan palabras para describir lo que se siente viendo las peripecias de Lips y Robbo que tuvieron sus quince minutos de gloria en los primeros ochenta para caer en el más extremo olvido eclipsados por artistas que siguieron su estela como los mismísimos Metallica, Anthrax, Slayer y Megadeth. No se lo que se le tuvo que pasar al director de este documental, Sacha Gervasi, pero ha dado en el clavo y a tocado la fibra de muchísima gente al mostrar las desventuras y tribulaciones de una banda completamente "looser" y sus esfuerzos titánicos por recibir un mínimo de reconocimiento por la industria.

Momentos hay muchos y muy memorables, la banda relegada a tocar en un cutre bar de su barrio en el 50 cumpleaños de Lips con fans, digamos , interesantes e incondicionales, la decadente descripción de los quehaceres y menesteres del trabajo de Lips en una empresa de alimentación para colegios, la desastrosa gira europea llena de engaños, dueños de clubes que escurren el bulto para no pagar, algún que otro conato de pelea y bolsas de basura para dormir; también a destacar las tradicionales confesiones a cámara que tanto gustan al público americano con declaraciones de esposas abnegadas y familiares que no creen ni por asomo en el sueño de su hermano "el heavy de las greñas", confesiones y desahogos varios de nuestros protagonistas sobre lo mal que les ha tratado la industria y la fuerza inexplicable que les hace continuar tocando su instrumento. En fin, estando en caliente como estoy lo describiría todo pero el documental habla con un realismo que acojona y casi te hace llorar porque piensas que las cientos de miles de bandas que pasan por lo que pasan ellos no se merecen el nefasto trato de las productoras y el poco apoyo de los fans que ya no van a las tiendas a comprar el disco bajándoselo friamente de la red de redes.

Por todo esto, te sientes reconfortado cuando Anvil están obteniendo un merecido reconocimiento (aunque con fecha de caducidad breve) por la industria más mainstream. Declaradados (¿oportunistas?) y afamados fans como Paul Mcartney, Dustin Hoffman, Slash, Robert Redford, Steve O, y un largo etc,...se declaran fans del tío Lips a partir del merecido premio obtenido por este documental en el festival de Sundance de 2008.

Que les dure, yo ahora mismo me voy a su web para pedirles este "Anvil!. The Story of Anvil" y lo que se tercie porque Lips & Robbo, Robbo & Lips van a patear culos este verano con la cantidad de bolos que tienen y...quien sabe, ¡alomejor llegan a compartir cartel hasta con la mismísima Madonna!. JE!



2 comentarios:

nortwinds dijo...

joder amigo, coincido contigo, cuando acabe de ver este docu, estaba emocionado, de veras, de como se puede llegar a amar la musica, a pesar de todas las cabronadas de la vida, sin perder la esperanza de que un dia tendras un bonito fin.

Viva los anvil, que podrian dar lecciones de dignidad a muchas pseudo estrellas del rock

Anónimo dijo...

Yo fui otro responsable de su desdicha. Nunca les hice ni puto caso. Para mí sólo eran otro mal chiste. En fin, puede que siga pensando lo mismo, pero ahora, ya viejetes, son entrañables perdedores y por eso mismo,los voy a poner en un rinconcito en mi corazón, ya ves.

EL RESPONDÓN.