THE VIRGINMARYS "DIVIDES" (2016) INTENSIDADES EMOCIONALES A FLOR DE PIEL!!!

NOTA: 80%

Una banda como The Virginmarys no podía dejarla pasar en Pupilandia por más tiempo. Todos los ingredientes que a mí me gustan en una banda para que me cale y me enganche se encuentran contenidos en el power trio inglés: intensidad emocional, pegada guitarrera, influencias interesantes, actitud punk y crítica, un buen frontman, comercialidad bien entendida y, siempre lo más importante, CANCIONES, muy buenas canciones. La banda se forma en 2009 en Macclesfield (UK) por Ally Dickaty (vocals, guitar), Danny Dolan (drums) y Birdshaw (bass, vocals). Tras varios E.P's y 7'' (y el cambio de bajista con Matt Rose), irrumpen en tromba en la siempre exigente escena inglesa con un pelotazo de debut, King Of Conflict (2013), que entra en listas con buenísimos resultados, tiene ventas más que aceptables y hace que empiecen a tener una agenda de eventos y festivales más que saturada. El pelotazo es un hecho, ahora faltaba confirmarlo con el difícil segundo disco...


'Sucumbe ante lo que ellos dicen' & PRESS BUTTON!...



Ya he dicho más arriba que los de Albion no habían tenido su oportunidad en Pupilandia, de hecho su debut se me escapó y lo escuché ya a finales de 2014, por lo que no sentí la necesidad de hacer reseña a toro pasado pero con este Divides (2016) (a toro pasado también pero no tanto...) tenía clara su merecida reseña porque no han perdido ni un ápice de interés y pegada, a pesar de ser un disco menos vertiginoso y urgente, menos punk rock, y sí estar más cercano a la comercialidad y el rock alternativo cercano a Foo Fighters.

Pero no quiero llevar a nadie a engaño, esto no suena a Dave Grohl, si es cierto que la atmósfera general del álbum lleva el rollo alternativo de los Foo pero a mí este disco me suena clarisimamente a los Afghan Whigs de Greg Dulli, caso de "For You My Love" o "Kill The Messenger" con los Manic Street Preachers más entregados ("Moth To A Flame") de finales de los 90's. No han perdido el punch punkarra, de hecho me siguen recordando todavía su parecido con los Psychopunch suecos más comerciales en temas como "Halo In Her Silouette", la intensa electricidad de "Falling Down" o "Free To Do Whatever They Say", todo energía, muy cercanos al High Energy y en donde me ganan con esa intensidad y esa entrega vocal de Dickaty dejándose las cuerdas vocales para imprimir desgarro y rabia. Curiosidades hay unas cuantas pero me quedo con el guiño a Monster Magnet al principio de uno de mis temas favoritos, "Into Dust", con una 'intro' de característicos fraseos Wyndorf...



Como todo buen disco hay peros, cositas que me gustan algo menos pero que no deslucen (al menos por el momento) el resultado final como algunos momentos 'mainstream' de los medios tiempos, "Motherless Land" y, sobre todo, la sospechosa influencia de Coldplay (!!!) en ese final de disco baladístico y meloso de "Living In My Peace". Aun así, como digo, no me llega a molestar demasiado situándose éstos al final del disco y porque tampoco son canciones flojas o prescindibles, simplemente muestran la cara más amable y relajada de la banda que espero que siga en segundo plano con respecto a sus futuros trabajo.

En conclusión, prueba superada con nota, un disco que les va a volver a llevar a lo más alto y a seguir una carrera repleta de temazos muy bien cerrados y electricidad emocional muy bien planteada.


3 comentarios:

Eduardo dijo...

Me encanta este disco!!!
... she's an angel with a cigarette... Halo in her silhouette me levanta del suelo dos palmos.
A mí en algunos pasajes me recuerdan a los daneses D.A.D.

Saludos

günner dijo...

Grandísimo disco y banda!!!

bernardo de andres herrero dijo...

pues no lo escuche pero visto y oido debo de estar dormido por no haberle prestado la atención debida