THE SPACELORDS "LIQUID SUN" (2016), 'OLA DE CALOR...OLEADA DE 'STONER' 2016!!!' (PART XXIX), AMPLITUD PSICODÉLICA Y AMABLES VIAJES SIDERALES!!!


Estoy notando con cada entrega de estas 'Oleadas Stoner' que me sumergo cada vez más en parajes ácidos y 'flotantes', prueba de ello la tenéis en los desarrollos de Wo Fat, las atmósferas de Youngblood Supercult y, rizando el rizo, ahora es el caso de los germanos The Spacelords que, lejos de parecerse a lo que factura Dave Wyndorf desde hace dos décadas, sí que tienen mucho que ver con su época pre- Dopes To Infinity, sobre todo con Spine Of God (1991), en su faceta psicotrópica y claramente decantada hacia el 'space rock' más sideral.

Yo te invoco 'Sol Líquido'!!!...



La banda formada actualmente por Hazi Wettstein (guitar, effects), Akee Kazmaier (bass, effects) y Marcus Schnitzler (drums, soundscapes) se formó en 2008 y cuentan con cuatro álbumes de estudio contando éste último y uno en directo. Fue con su anterior Synapse (2014) cuando se empezaron a hacer un nombre importante en la escena 'stoner' y psicodélica siendo unos de los álbumes más reseñados en 2014 tanto en su Alemania natal como en países tales como Grecia, Francia y U.K.

La idiosincrasia y el planteamiento de sus álbumes es verdaderamente particular pues, a priori, parecen E.P's economizando 'tracklist' con tan sólo tres o cuatro temas, pero claro, cuando te das cuenta de que casi todos rondan los diez minutos y que muchos se acercan (y sobrepasan incluso!) los...¡¡¡veinte minutos!!! es cuando te das cuenta de que a esta banda hay que tomársela con tranquilidad y degustarla con dedicación por su carácter y propuesta eminentemente instrumental.

Por tanto, el tránsito por este Liquid Sun (2016) se hace una experiencia sensorial hipnótica, con un basta planicie instrumental en la que se cimentan pasajes redundantes pero no por ello soporíferos, ritmos base etéreos a la par que machacones que te van a teletransportar no a uno dimensión, sino a infinitas y que son perfectos para degustar del vasto firmamento nocturno tumbado en un tupido césped con, a vuestra elección, varias copas de vino blanco, 'peyote' o alguna sustancia 'flotante'.

Mi corte favorito es "Black Hole", precisamente el tema más largo, con poco más de 21 minutos de 'cuelgue' psicodélico y marciano que me recuerda mucho aquel mítico (aunque no suficientemente reconocido) Spine Of God de Wyndorf y, por supuesto, a la madre del cordero, Hawkwind.

El artefacto sideral a vuestra disposición. Pasen un buen fin de semana de 'cuelgue'...

2 comentarios:

Johnny JotaJota dijo...

Esa onda psicodélica espacial me mola mucho. Voy a oir este disco como es debido. Merci, my friend.

KARLAM dijo...

Llevo escuchados los dos primeros temas y esto promete. Otro disco pa' la saca!

Saludos PUPILO!!