Me arrodillaré trece veces por Uzzhuaïa.


Y por fin llegó "Trece veces por minuto" (19/10/10) el último y flamante lanzamiento de Uzzhuaïa. No voy a negar que me he estado mordiendo la lengua esperando a darle unas cuantas escuchas para dar una opinión, si no pormenorizada de todos y cada uno de los diez temas, sí con un intencionado enfoque objetivo en la medida de lo posible tratándose de mi banda favorita a lo largo y ancho de la piel de toro. Y qué decir, ¿Que lo han vuelto a hacer? ¿Es esta frase tipico-tópica la que puede servir de "entradilla" a la crítica de un disco esperadísimo?, en principio sí pero creo que ahora sí que están a otro nivel, un nivel de consagración de un estilo, un nivel de confirmación de una personalidad muy bien definida que han gestado y macerado con paciencia en los anteriores cuatro trabajos ("3000 grados", "Diablo Blvd.", "Uzzhuaïa" y "Destino Perdición"). "13 VxM" nos ofrece a una banda más segura de sí misma que nunca; tenemos un disco entre las manos lleno de esas cosas que los Uzz siempre nos ofrecen: rock anglosajón en su justa medida, esos riffs y melodías tan equilibradas entre la contundencia y la calma de Isra y Álex, esas letras de Pablo tan evocadoramente emotivas o desgarradoramente salvajes,... Pero lo que sí que destacaría por encima de todo en estas diez excelentes composiciones es que Uzzhuaïa han conseguido un disco tan equilibrado en tan poco minutaje (no excede de 40 min.) que entra de tirón y es que lo pillas a la primera para quedarte prendado de la delicadeza de "Magnifico fracasado" (con intro acústica), "Ante la tempestad" o la sobresaliente "Desierto". Los Uzz te dejan tumbado de un sólo puñetazo auditivo con la fuerza de "13 V x M", "La mala suerte" y "No quiero verte caer", para acabar la receta de su última obra con toques rock'n'rolleros que ya les fueron tan bien en su anterior disco con composiciones 'quasi' "high energy"como "O.C.K." o la hillbilly "Durango". No desgranaré detalles de todas y cada uno de los temas pero otro punto positivo que tiene el quinto disco de Uzzhuaïa es que las repetidas escuchas te hacen percibir detalles, recovecos pasionales, intrumentación tímidamente novedosa en los surcos de un disco que se paladea muy rápido pero se degusta despacio.

En definitiva, considero que la banda ha alcanzado el dinamismo perfecto que necesitaba entre la melodía perfecta y las armonías vocales de Pablo (que las hay en este disco más que nunca) en contraste con la contundencia guitarrera y la base ritmica de Jose (batería) y Álvaro (bajo) que cada vez gozan de más presencia en el sonido global del disco. Se nota que se sienten a gusto, sin ningún tipo de presión más que la que se imponen ellos mismos con esos ligeros giros y guiños a una música que aman y amamos por encima de todas las cosas. Letrísticamente tenemos delante unas composiciones sencillamente perfectas y delicadamente evocadoras para mutar de un corte a otro en el desgarro y la rabia principalmente por los ídolos que se nos van o la deprimente situación del rock'n'roll y la resistencia hacia el hastío y aborregamiento general.

Acabaré esta crítica de una manera subjetiva, Uzzhuaïa me tocan la fibra señores, siempre ha sido un grupo que me ha marcado en todos y cada uno de sus discos e incluso cuando no lo tenían (mantengo cierta amistad con Isra desde la infancia) pero lo que me hace seguirles hasta la muerte es su pasión y honestidad en sus lp's, el buen rollo que parece existir entre ellos y la entrega que demuestran en sus demoledores directos que no dejan a nadie indiferente y que ponen patas arriba todas y cada una de las salas que pisan.

Posdata: Respiro tranquilo, el inaguantable de Carlos Goñi (Revolver) al final no metió la zarpa teniéndolos en su estudio.

Os quiero ver a todos en las salas correspondientes a vuestra zona para la presentación de "13 V x M" porque será algo, de nuevo, irrepetible, por mi parte ya cuento las horas para su presentación el 26 de Noviembre en la sala "Durango".






7 comentarios:

sammy tylerose dijo...

Joder, veo que "13 veces por minuto" te ha gustado mucho!
Yo voy por la tercera o cuarta escucha, aún no puedo opinar.

damian dijo...

gran disco!uzzhuaia es la mezcla perfecta de velvet revolver+the cult+los ultimos backyard babies...esta en mi top 10 de este año!

PUPILO DILATADO dijo...

Sammy - Ah!, ¿pero se nota mucho?, jejeje. La verdad es que los lanzamientos de Uzzhuaia se convierten en uno de los pocos oasis rockeros que tenemos. Se han convertido en una apuesta segura y en una identidad con señas propias a prueba de bombas. Ya me dirás lo que te sigue pareciendo cuando lleves el doble de escuchas. Bienvenido de nuevo al Pupilo Sammy, estás en tu casa.

PUPILO DILATADO dijo...

damian - Bienvenido damián, pupilandia te acoge entre sus brazos. Los Uzz llevan tres discos excepcionales pero "Destino..." y "13 VxM" son una cocktelera perfecta de rock'n'roll, desgarros emocionales y sensaciones a flor de piel. ¿Velvet Revolver?, joder la verdad es que escuchar este nombre ultimamente me da repelús, no los tragué nada con "Libertad". Entiendo las similitudes con ciertos riffs pero nada más.

nortwinds dijo...

pupi, yo reconozco que aun deseando que fueran otros los parametros del disco, llevo muchisimas escuchas porque engancha, han cruzado la fina linea de la accesibilidad pero como debe hacerse

PUPILO DILATADO dijo...

norty - Se por donde vas (o eso creo) deseando que los parámetros fuesen por los derroteros de su disco homónimo "Uzzhuaïa" más cañero y con más reminiscencidas stoner, a The CUlt, más John Garcia vocalmente, etc,...quizá yo también lo quería para su anterior disco pero...me he rendido a sus pies con este disco muchacho. La fina línea se ha pasado con mucha dignidad y sin perder su identidad.

Gracias Norty por aportar tu pasión aquí

PUPILO DILATADO dijo...

Sammy - Por si no ves el comentario en el pequeño debate generado en tu blog sobre los Uzz te lo transcribo aquí "Siento no coincidir contigo Sammy. Las opiniones son como los culos como dijo aquel pero, bajo mi modesta opinión, los Uzz han llegado a un nivel que ya apuntaron con "Destino..." un nivel en el que se quieren ver accesibles sin ser excesivamente comercialoides, un nivel en el que han perdido el miedo a una balada o a un medio tiempo si con ello su personalidad se mantiene intacta y un sonido que ya es marca registrada de la casa porque es reconocible en tan sólo un segundo (y no en trece, jejeje)."