"Enter the Dragon", el film mediático de Bruce Lee.

Ultimamente el ínclito César Martín (Popular 1) y el que os escribe parece que llevamos vidas paralelas en tanto en cuanto a nuestras inquietudes culturales, musicales, etc,en algunos momentos determinados...Y el caso de este icono de la cultura pop y de las artes marciales ha sido otra coincidencia más en nuestro devenir bloguero porque quería poner algo de Bruce Lee y no sabía si tirar por el lado más filosófico y marcial o mostrar su faceta más conocida y popular como actor de cine que es la que he elegido para este post.

En el caso de Lee lo más fácil es hablar de su cuatro películas y cuarto y mostrar sus mejores momentos de lucha porque, no vamos a negar la evidencia, Bruce no era un actor demasiado creible cuando le tocaba dramatizar sus reducidos momentos de diálogo pues tendía a exagerar gestos y a mostrar alguna mueca que hacía sonrojar a más de un fanático. Tampoco vamos a ponernos una venda en los ojos en cuanto a la calidad de sus largometrajes pues practicamente todos menos "Operación Dragón" (y este tampoco se pasa) son meros ejercicios cutres de cine para el lucimiento físico y marcial de nuestro protagonista con una pésima producción, un guión de auténtica risa y una dirección de actores escandalosamente inexistente. Podría parecer que reniego de sus films y no es así, intento ser realista a la hora de pensar que el pequeño dragón se hizo famoso en la industria fílmica por su pasión desmesurada en las escenas de lucha y el realismo que quiso imponer en un cine tan alejado de la realidad con saltos imposibles y piruetas eternas en el aire.

Y bien, la película que nos ocupa más que por su calidad fílmica se podría hablar de ella como fenómeno mediático porque si la Bruce Lee-mania se había desatado ya en China fue después de "El furor del Dragón", con un jovencísimo Chuck Norris, cuando la estrella del pequeño dragón empezó a interesar de verdad en Hollywood tras ser el entrenador de unas cuantas estrellas como Steve McQueen, Kareen Abdul Jabbar, James Coburn...y participar en la serie de "The Green Hornet" como criado enmascarado. Pero aquí estamos para hablar de "Operación Dragón" y, como no podía ser de otra manera, el rodaje estuvo lleno de anécdotas muy jugosas como la inclusión improvisada de prostitutas reales excepto la protagonista, los famosos retos reales que Bruce Lee tuvo que aceptar de los mismísimos extras que contrataron para el film y que la mayoría de ellos pertenecían a las triadas chinas que veían en Bruce una amenaza para su cultura (???). En el libro "El rodaje de Operación Dragón" están muy bien documentadas estas peleas reales en los descansos pero yo me quedaría con una en la que un crío de 12 años quiso batirse más que en serio con Lee que, lejos de mostrarse indiferente o contarle una batallita, aceptó el reto dejando hacer al chavalín para acabar con una victoria de lo más respetable por la pedagogía con la que le explicó el motivo de su derrota, y es que la fanfarronería sin la preparación adecuada sirve para bien poco.

Otra de las anécdotas tiene que ver con el estilo de lucha real "in your face" que le gustaba a Bruce Lee ya que si en las escenas de lucha sus patadas van más allá de la simulación y de la pirueta en la escena de la pelea con O'Hara (Robert Wall) se despachó a gusto por la rivalidad que le profesaba este último a nuestro protagonista. La patada en los huevos...paró el rodaje, el comienzo de la pelea con "las tortas" de inicio....paró el rodaje, pero la que más dió que hablar fue la patada lateral que envió a O'Hara a más de 4 metros y que rompió varios huesos a los extras que estaban para recoger a Wall...paró también el rodaje e hizo que Wall se tomase la justicia por su mano ya que cortó dias después la mano de Lee con una botella que aparecía en esta misma pelea. Aclararé que la pelea se rodó desordenada pues el momento botella aparece antes de la patada lateral.

Se podrían contar más anécdotas, como uno de los mareos "sospechosos" que ya anunciaban su inminente muerte por derrame cerebral, la picadura real de la serpiente que el siempre quiso coger sin ayuda de ningún extra, el cameo de Jackie Chan en la pelea subterranea, la cutre pelea final con un abuelo que nunca estuvo fisicamente a la altura, la original escena de los espejos y su cuidada producción y preparación,....me estoy emocionando y no me gustaría fusilar el libro así que lo mejor es que visionéis por enésima vez la peli u os deleitéis con sus escenas de lucha.



4 comentarios:

günner dijo...

Esto es una sucursal del Dia-whee!!! jejeje

Anónimo dijo...

La escena de los nunchakus me la sigue poniendo muy pero que muy gorda.

EL RESPONDÓN

nortwinds dijo...

amigo, muy centrado te veo en Lee y la industria cinematografica, be water jajjaj, que recuerdos las pelis de Lee tio, de peque me llevaban a verlas al cine

PUPILO DILATADO dijo...

günner - No te voy a negar que entro con mucha frecuencia en su sección (al igual que tú) y que muchas de sus entradas coinciden, como es el caso con cosillas que tengo en la recámara para pupilandia.

EL RESPONDÓN - En mi caso me quedo con el despliegue que hace en los subterraneos, odio la pelea final con el vejestorio.

nortwinds - Siempre recordaré la imagen de mi abuela cuando me llevaron a la típica terraza de verano en un pueblo de Toledo para ver nada más y nada menos que "Fists of Fury" ("Furia Oriental"), la escena de las katanas en pleno y ella mirando para otro lado diciendole a mi grandfather "pero esto el niño no lo debería de ver..."...y yo disfrutando más que el kiko.