POR AMOR A LA MÚSICA: LOS HERMANOS GIBB/THE BEE GEES "MAIN COURSE" (1975) LA CRISALIDA VOCAL CONVERTIDA EN MARIPOSA!!!


Nueva nivel alcanzado, nueva ronda para este juego que no para de darnos sorpresas e inesperados cambios de rumbo, de estilo, de concepto...y de vínculos emocionales y 'sangre' porque la cosa esta vez en 'PAALM' va de eso, de tener la misma sangre, de ser hermanos no sólo genéticamente sino de demostrarlo también creativamente y encima de un escenario. Si TSI/Forrest decía que se había quedado sin ideas no lo parece lo más mínimo, hablar de hermanos después de haber hablado de 'Parejas' no es 'moco de pavo' era, obviamente, lo siguiente con respecto a establecer vínculos sentimentales en la música (ya sólo queda por hablar en un futuro de 'padres/hijos' y voy dando ideas...). En definitiva, la propuesta/CLAVE: cada semana hablaremos de una banda de hermanos (a ser posible no excesivamente trillada por todos) y un disco que proponga el 'capo semanal' y los demás 'players' hablaremos de otros discos de su discografía. Forrest nos propone cambiar radi'k'almente de tercio pasando de los extremismos y la crudeza de Euskal Herria a los pantalones de campana 'marcapaquetes' y las sonoridades disco/pop de otra época, ni más ni menos, damas y caballeros!, Ladys & Gentleman!!,...THE BEE GEES!!!.


Su opción, en formato vinilo, la de su álbum favorito de los que 'tienen voz de pito' (huy!, un pareado!!), una obra maestra del pop sin parangón, el 'double album' "Odessa" (1969).


Como neófito claramente sonrojado por mi desconocimiento de los 'brother's Gibb' más allá de la banda sonora que todos los mortales tenemos en mente, no me extenderé demasiado en datos autobiográficos ya que, tanto en el 'The Tiki Bar' de Forrest como en 'Mi Tocadiscos Dual' de Bernardo de Andrés ya queda dicho absolutamente todo con respecto a sus inicios y no me voy a extender en detalles como cuánto se llevaron de tiempo al nacer Robin y Maurice Gibb porque no estaría a la altura, simplemente.

Lo que hice fue sencillo, en este 'cortijo' hace mucho tiempo que no se habla de 'funk' y de 'soul' mezclados con ritmos 'disco', creo que desde las entradas del juego de Diana Ross y Jacko no nos poníamos debajo de una bola de espejos y me puse a buscar el trabajo anterior a que pegaran el pelotazo con "Saturday Night Fever" y...UFFFF!!!, qué subidón!!!, me encantó, ya lo tenía!!... pero no, era lo más fácil, sentí que debía ir un poquitín más allá e indagar de donde venían esos falsetes hasta el infinito sobre todo sabiendo que su etapa anterior en los 60's había sido tan importante gracias al 'post' de Forrest. Se convirtió en un acto morboso por mi parte, que parece ser que parte de las segundas voces de Barry en los estribillos de la canción "Dogs" del álbum "Mr. Natural" (1974).



Pensé rápido y me tiré por su primer gran álbum 70's, aquel que les abrió las puertas de par en par en 'la tierra prometida' Yankee, os hablaré de "Main Course" que, en estos momentos en los que os escribo y a sabiendas de que es el favorito de un gran 'die hard fan' como Bernardo en su 'Top 10' de los 'B'G's', os confieso que siento un poquito de vértigo y nervios ante 'el gran OJO DUAL'.

Pero...¡relajémonos!! que ya es viernes y falta menos para el 'sábado noche'...



La banda en 1975 estaba empezando a salir de un bache creativo y de ventas que no lograban superar desde su reunificación en 1970, el album "Mr. Natural" del '74, aunque tuvo un éxito muy moderado les orientó un poco para lo que muy pronto afloraría y que empezaron a trabajar con mejor enfoque en "Main Course". Los hermanos, tras un intento fallido de construir su propio estudio en vivo para emular el sonido de las cabinas de un estudio, hacen caso a Eric Clapton para grabar el álbum en Miami. Lo primero que les sale son, cómo no, baladas y medios tiempos pero hacen caso a Robert Stigwood y al afamado productor de 'soul music' Arif Mardin para que se reorienten hacia el 'funk/disco' componiendo canciones más rítmicas y menos melódicas, temas de menor peso romántico y mayor calado sexual y discotequero dando estabilidad a una banda que asentó definitivamente al batería Dennis Bryon y al ex-teclista de Straws Blue Weaver.

¡Y 'boilá'!, la magia surgió de nuevo, la banda vio la luz definitivamente y las musas les sonrieron claramente conformando su más serio asalto a los U.S.A. Barry Gibb se dió cuenta de que su timbre vocal funcionaba de categoría en un agudísimo falsete e instó a Robin y a Maurice a explotarlo aunque no todavía en primer plano protagónico como en el siguiente "Children of the World" (1976).

Ya sólo los tres primeros temas dejan bien a las claras las refrescantes intenciones de los nuevos Bee Gees, su nuevo sonido empieza a desplegar las alas claramente y el 'funk' y los ritmos bailables se imponen pero, ¡OJO! The Bee Gees no querían romper con su dorada época pasada y el álbum se divide claramente en dos partes bien diferenciadas, la cara 'A' más rítmica y disco con ese cambio de estilo y sonido y la cara 'B' que se encuadra más con su más reciente pasado en el que la influencia 'beatle', los medios tiempos melódicos y baladas todavían pesaban mucho.

"Nights On Broadway" es un tema que no se despega en ningún momento de la melodía vocal pero ya vemos claramente que el 'falsetto' sugerido y casi inapreciable en "Dogs" aquí se muestra bien a las claras en los coros con un cambio más lento hacia el final en donde precisamente esos coros abandonan la crisálida, por fin, para convertirse en 'mariposas'. Un tema bailable a pesar de que todavía no sea "You Should Be dancing" o "Stayin' Alive".

"Jive Talkin'" se deja abrazar claramente por el funk/disco, una composición que me encanta con un Barry susurrante, sugerente, casi jadeando y un 'groove' muy pero que muy molón. Cada vez que lo escucho me doy cuenta de lo que Prince y George Michael han bebido de los Bee Gees absolutamente por todo en esta canción. Uno de los grandes hits de este trabajo, si no el que más.



Vayamos a "Wind of Change", tema típico de la era del 'disco', bailable, extremadamente pegadizo e irresistible, un rompepistas vamos. Esa arrebato vocal de Barry al final con esos 'iha-iha-iha-IHAAAAAA!!!' dejan muy clarito que esto de los agudos hasta el infinito no había hecho más que comenzar...

"Songbird" nos hace respirar las caderas y el paquetón bien apretado en nuestros pantalones de campana para ofrecernos la exquisiteces de las melodías de los Gibb con una harmónica 'folkie' que es el primer detalle americano para entrar en este mercado sonando familiares. Bonito tema Pupilos. En "Fannie (Be Tender with My Love) vuelve el disco pero en un medio tiempo soul con orquestaciones muy chulas que empastan muy bien con el 'moog'. Un temazo como la copa de un pino con unas harmonías vocales en falsete realmente trabajadas, muy en la línea de los Beach Boys.

Pasemos a la cara 'B', iré más rápido aquí. Como os he dicho, los Gibb's Brothers no querían descuidar a sus fans de siempre y se cascaron una cara melódica y muy bella, llena de preciosas composiciones en las que los ritmos funk/disco ya no aparecen y es la melodía la que coge el relevo con la omnipresencia del piano en todos los tracks. Canciones de corte claramente 'fab four' como "All This Making Love" que parece salida del "Sgt. Peppers..." o el medio tiempo sideral "Edge of the Universe" demuestra la influencia que seguian teniendo de la firma Lennon/McCartney.

Pero no había que descuidar a ese público yankee al que querían conquistar y con "Country Lanes" (¿Podría estar cantada por Robin?) pero sobre todo con "Come On Over" se los tuvieron que ganar de calle con esas slides y ese sonido más campestre. Un bello tema Country, desde luego.

Con "Baby As You Turn Away" tenemos otra bella balada en clave folk, un corte muy estilo Bee Gees que finaliza un disco realmente redondo y muy variadito. Hace años odiaría este tema condenadamente pero, debe ser la edad o el bagaje musical que ya llevamos en el juego, ahora lo veo realmente precioso y muy dulce para acabar un disco que les llevaría a lo más alto en su recién estrenada 'tierra prometida'.

Lo que vendría ES HISTORIA...



5 comentarios:

Forrest Gump dijo...

Que quede claro que podeis hablar de los Bee Gees con voz de pito o sin ella.Yo como ha quedado claro me gusta mas su primera época y discos como este no los he escuchado mucho y eso que lo tengo.Gran Post..Pero a mi me gusta mas la cara B.
A+

bernardo de andres herrero dijo...

Gran post a la altura de un grandisimo disco. el mejor de ellos. Un disco muy dificil pues venían de pegarse batacazos durante años. Luego de este es historia viva del pop . Si te gusto el Main Course el siguiente paso es CHILDREN OF THE WORLD el disco más funk del grupo con falsette sin parar

Josi dijo...

Gran post, pupi, ya hable yo de el en otra ronda. Fuie mi primera gran sorpresa acerca de los Bee Gees, ahora en esta ronda voy dos sorpresas, poco a poco voy descubriendo porque fueron tan grandes estos hermanos. Un saludo Pupi.

Carlos Tizón dijo...

joer, me voy a tener que obligar a seguir escuchando a estos tios, porque leyendote entran ganas y muchas

PUPILO DILATADO dijo...

Forrest - Sin quitarle ningún merito a esa bella cara B, yo me quedó con la más funk/disco, ese "Jive talkin'" me vuelve loco!! Y oye! Hazte un favor este finde y reto.a este y "Children...", tu mujer te lo agradecerá, je, je, je