CASABLANCA "RIDING A BLACK SWAN" (2013), PREPARADOS PARA EL ASALTO DEL CISNE NEGRO!!!


Otro de los discos que me dejé este pasado 2013... y que Josi se encargó de recordármelo sacándome los colores al ponerlo como su disco del año, ¡Gracias amigo!, si no hubiera sido por tí me hubiese pasado como con "Apocalyptic Youth", pues este lo comenté habiendo pasado ya más de un año. Bueno, el caso es que, ya que el '67Rockbiker' me dió el toque y la gira de Casablanca le quedan practicamente horas para empezar, es un momento inmejorable para hacer la reseña de uno de mis cinco mejores álbumes de 2013 si ahora tuviese que volver a rehacer aquella lista de 'TOP ****ING ALBUMS', ¡Seguro!



Dejemos ahora que 'un cisne negro' invada ahora mismo vuestra lectura...



Tanto hablaron en el Popu de Casablanca hace poco menos de dos años, incluyéndolos en muchas de las listas de los redactores de 'lo mejor de 2012', que no me quedó otra que catar aquel debut llamado "Apocalyptic Youth" y cerciorarme de que tanta buena crítica tenía sentido; y no sólo me dí cuenta de que tenían razón sino que acabé enganchándome como un condenado a aquellas canciones pegadizas y melódicas, ochenteras a más no poder. Desconocía a Ryan Roxie más allá de su aportación a la banda de Alice Cooper pero, wow!!! tras escuchar este debut su nombre escaló rapidamente en mi escalafón de 'rockers' a tener muy en cuenta y, desde luego, con la continuación de "Apocapyptic Youth" ha vuelto Roxie y los suyos a dar en el blanco.

Empezaré por la única pega que se le puede poner a "Riding A Black Swan" y es su portada, al igual que la portada del debut, las veo bastante mejorables y ésta en concreto, a pesar de la buena ilustración del cisne, me costó visualizarla en un principio además de que el fondo no me dice absolutamente nada. Una asignatura pendiente la de los covers para la banda sueca.

"Te lo dije Anders!, Te lo dije!!!..."

En cuanto al álbum, WOW!!!, es una absoluta delicia de principio a fin, fue "Apocalyptic Youth" el que más me costó amoldarme pero con éste y habiendo asimilado su propuesta puedo afirmar y transcribir, literalmente, una frase de aquella vieja reseña en un Popu 90's del "Third Eye" de Redd Kross que rezaba: "...11 canciones, 11 singles, 11 joyas power pop...", pues bien, eso mismo podría aplicarse a "Riding..." porque son 10 canciones, 10 singles y 10 joyas de hard rock/sleazy/aor de las que cualquiera de ellas hubiese podido funcionar como sencillo sin despeinarse. A la banda de Anders Ljung (singer), Ryan Roxie (guitar), Eric Stenemo (guitar), Mats Rubarth (bass) y la bellísima y ambigua baterista Josephine Forsman parece que no le ha supuesto ni un ápice la presión que se le presupone a un segundo disco tras el éxito en Suecia, Europa y, en menor medida, en EEUU de su debut porque las canciones siguen sonando fresquísimas aunque con atmósferas más oscuras, pero nada pretenciosas, sin enrevesarse más de la cuenta y, sobre todo, con mucha expontaneidad a pesar del trabajo compositivo.

El disco se abre con "The Giant Dreamless Sleep" con uno de los redobles de batería más utilizado en el mundo del rock'n'roll y el metal (tan sólo os recuerdo el "Am I Evil" de Diamond Head"...) que sirve de perfecta introducción a la entrada de esas guitarras 'twin' a lo Thin Lizzy y que tanto me gustan de la banda. La voz de Anders comienza entre agudos alaridos, con una línea vocal rasgadísima que encaja como un guante para forzar más si cabe la atmósfera épica del track inicial.

"Hail The Liberation" fue el primer tema de adelanto que se conoció pero, repito, podría haber haber sido cualquier otro. Un tema con intención 'high energy' total en la onda de los Hellacopters de la última época, ultra-pegadizo y genial.

En "Dead End Street Revisited" vuelve la épica con esos coros que acompañan a las guitarras, pero no nos engañemos, aquí estamos rodeados de glamour callejero y rimel del más barato. Un tema muy Cheap Trick pero en version 'darky'. Otro temazo, con buenísimas guitarras y un 'solo' de Roxie de 'cagarse por la pata abajo' (es un decir, ok?...lo de la pata...).

Le sigue "It's Alright", hoy en dia el tema que me tiene sorbidito los sesos - alomejor mañana sería cualquier otro-, de hecho es el tema que más estoy tarareando cansinamente en los catorce dias que llevamos de año y ¡no es para menos!. El estribillo es un auténtica obra de arte, atractivo, poppie a la par que sleazy, ¡irresistible vamos!. Por Diosss Sammy Tylerose, escucha esto!!!...



"Barriers" es el tema más netamente sleazy del todo el trabajo, urgente, desgarrado, con guitarras asesinas sin perder la melodía en ningún momento (podría recordar hasta a Crashdïet incluso) lo mismo que le pasa a "Some Misty Morning" con sus guitarras oliendo a Phil Lynnot por los cuatro costados (increible clímax guitarrero final) y al acelerado y 'catchy' "Heartbreak City" de final cachondón y una Josephine demostrando con sus baquetas el por qué está en una de las mejores bandas hardrockeras del momento.

El tema que titula el álbum, "Riding A Black Swan" es absolutamente adictivo, con un riff arrastrado, cortante como una cuchilla afilada pero pegadizo de cojones. Anders vuelve a lucirse vocálmente ¡y cómo no con un temazo así!!. Otro estribillo para enmarcar, que se te queda desde el primer instante y un 'interludio' atmosférico e inquietante para uno de los temas más trabajados en arreglos y producción de todo el disco. Pocas bandas del estilo y género todavía pueden parir temazos así, de verdad.

Los dos cortes que cierran el trabajo, son el más relajadito "No Devil In Me" con un cariz 'poppie' descomunal y con un gancho perfecto en la zona de flotación para que ames a esta banda cientos de miles de veces. Por último, el más enérgico y cañero "Just For the Nite" con las guitarras de nuevo comandando una canción llena de energía, de suciedad callejera directa del Sunset Strip angelino pero con la melodía riffica y armónica igual de presente que en sus 9 predecesoras.

En conclusión, una perita en dulce de álbum, disfrutable 100 % a pesar de esa linea un poco más oscura, que me alegra el día y me hace pensar, soñar, con una gira incendiaria (o así debería ser) a pesar de que en Castellón estén limitadísimos de espacio por lo reducido de la sala. Un disco absolutamente recomendable para todo aquel que ame a los primeros Deff Leppard, a White Lion, Lizzy, Cheap Trick, Enuff Z' Nuff y la energía escandinava de gran voltaje.

4 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Si te sirve de consuelo a mi me paso lo mismo. Me encanto su primer disco, me gusto este segundo y se me paso mencionarlo. Debere castigarme con el nuevo disco de Enrique Iglesias mientras escribo 10o veces nunca me olvidare de Csablanca

javistone dijo...

En mi caso no les he hecho caso hasta que ahora están dando la paliza a base de bien co su nuevo disco y su inminente gira, que pasará también por Cádiz, así que escuché un tema y realmente me flipó. Tengo el disco pendiente para escucharlo detenidamente, pero efectivamente pinta bien y su directo mucho mejor.
Saludos!

PUPILO DILATADO dijo...

bernardo - Pues eso!, castigo correcto, je,je,je. Estoy preparando la crónica del concierto de los de Ryan Roxie, una onomatopeya te servirá como pista: WOOOOOOOOOOWWWWW!!!

PUPILO DILATADO dijo...

Javistone - Todo lo que se comenta y la fiebre Casablanca tiene todo el sentido del mundo, buenísimos temas, cojonudas twin guitars, melodias memorables y frescura, muuuucha frescura. Preparo la reseña de su boloo en Castellón y comprobarás que son igual de buenos o más que en estudio.