STALLONADAS PT.2: "(MURDOCK)...mission...COMPLETED!!!"





Por fin llega la segunda entrega de esta sección tan particular en pupilandia. Le toca el turno a "RAMBO: FIRST BLOOD pt. II" (1985), un largometraje que creó un antes y un después en las pelis de 'acción total' en general y en las de género bélico con mercenario al frente en particular.

"Acorralado" (1982) ya supuso un bombazo en su momento con ese héroe perseguido e incomprendido por su propio país. La acción era ya extrema pero el realismo y el compromiso de la historia exigía de cierta contención dando prioridad a la historia como también sucedía en la primera entrega de "Rocky".

No ocurre lo mismo con "RAMBO II", Sylvester Stallone estaba ya entre los grandes a principios de los 80's y con la segunda entrega decidió llevar la acción, el personaje y el guión a un nuevo nivel, un nivel pirotécnicamente excesivo pero eficaz bajo el punto de vista del género de acción y de la taquilla. No en vano, RAMBO como personaje archiconocido se consagra, para bien o para mal, con esta película.

Sabéis de sobra que esta sección no está hecha para dar los mil y un detalles de los metrajes de 'Sly", es una sección más frikie y carroñera a pesar de reconocer mi fijación por la carrera de este 'supermacho' en los 80's y principios de los 90's, por lo tanto, ¡vayamos directamente al grano!, a esos momentos en los que Stallone con su atormentado Boina Verde dió "highlights" irrepetibles y que han sido tanto criticados como también plagiados hasta la saciedad por más de uno de sus 'escuderos' en "The Expendables" ("Los Mercenarios").

En el largometraje nos sumergimos directamente en una sucesión de momentos, frases y situaciones excesivas y extremas, Sylvester se encontraba en un momento creativo muy productivo gracias al filón Rocky/Rambo y, mientras con el primero explotaba su faceta más humana a través de la superación personal y la consecución del "American Dream", con el segundo daba rienda suelta a su faceta social crítica y reivindicativa (¡en tiempos de Ronald Reagan!!) y a la acción más virulenta y efectista.

TODO el largometraje, ¡absolútamente TODO! está sembrado de la impronta 'Stallone' (el plano de arriba es uno de ellos) pero me gustaría centrarme en la última parte de la película con dos de sus escenas más celebradas. Así que apretáos la cinta del pelo y preparaos...

Poníendonos en situación, Rambo es contratado para corroborar si siguen existiendo soldados americanos en el infierno vietnamita, todo es una farsa para callar bocas y John descubre el pastel (y también el amor...) por lo que intenta rescatar a varios prisioneros siendo 'cazado' y torturado por un comando ruso. Logra escapar y es perseguido a pesar de que sale ileso de todo el asedio volviendo al campamento y sembrando un infierno de rabia y destrucción. Tras el último lanze con la persecución en helicóptero, vuelve con prisioneros preparado para la venganza hacia el soplagaitas de Murdock.

El 'momento metralleta' destrozando todo el despliegue técnico de la estación americana (3:55) con el bestial berrido final de siempre me pareció algo ¡sencillamente sublime!, todavía me sigue poniendo los pelos de punta observar esa rabia contenida en la escena del micro del campamenteo por fin encontrando una vía de escape aunque fuese a la fuerza bruta.


La mirada asesina de Rambo cuando encuentra a Murdock todo acojonado (4:50)también es de impresión, ¿Alguién dijo que Stallone no sabía transmitir sentimientos aunque sólo fuesen de rabia, frustración y odio?. El machetazo final al lado del careto del funcionario también tiene su chicha.

Para acabar, uno de esos fraseado antológicos de la factoría Stallone al salir de la destrozada Base militar siendo preguntado por el coronel Trauntman (6:40). El guión no tiene desperdició aquí cuando el coronel le pregunta qué es lo que quiere y el responde con cara de indignadísimo macho man que quiere lo que ellos quieren (los prisioneros), que su páis los quiera tanto como ellos lo quieren a él, etc, etc, y que vivir va a vivir pero ("Day By Day") ...¡Poesía pura en boca de SLY, que no?.

Por último, destacaré ese comienzo de los créditos finales con nuestro protagonista alejándose hacia su futuro (no muy lejano porque se quedaría en Afganistán) y con un despliegue de brazos demasiado artificioso y forzado, irrisorio y sonrojante diría yo. El gran super hombre alejándose hacia otra guerra, el actor sublimando los 'tics' más carácterísticos y reconocibles de su personaje.

http://www.youtube.com/watch?v=gPQz9dWx3ww&feature=related

6 comentarios:

Da Muzz dijo...

Impagable todo lo que relatas y cuantos recuerdos. A Stallone se le fue la olla en las continuaciones de "Rocky" y "Acorralado" pero a cambio nos ofreció aunténtica demencia ochentera.
Un saludo

Alex Noiser dijo...

Qué grande Rocky, qué grande Rambo, qué grande Stallone por aquella época.

TSI-NA-PAH dijo...

Yo soy de Rocky y a lo mejor del primer acoralado, luego a Silvester se le fue la pinza bastante.Pero es el que me cae mejor del equipo Arnold, Van Damne. Seagal, etc...
Un abrazo

Anónimo dijo...

La "filosofía" de Rambo-Sylvester es puro darwinismo social radical. y Johnny es el ejemplo perfecto de Homo Mecagoento. En pantalla es la repanocha con toda la pirotécnia, sudor, sangre y lágrimas chorreantes que te, que te, ufff...que te hacen sentir adrenalínico perdido.

EL RESPONDÓN II

Anónimo dijo...

yo tube el poster en mi habitacion durante años!!hasta que vi conan y depredador y me pase al lado del chuache!
la ultima de rambo esta pasable,monta un buen pollo y la escena en el campo de arroz con las granadas esta de pm!
que tiempos aquellos,la peña en rocky 4 se levantaba y aplaudia?¿
t,mena

paulamule dijo...

Hace cien mil años que no veo todas estas películas así que me temo que las confundo todas. Jajajaja.
Salud.