BODY COUNT "BLOODLUST" (2017), ICE-T SIGUE EN LA PUTA BRECHA!!!

NOTA: 75%

Todo un acontecimiento para quien suscribe realizar la reseña del nuevo trabajo de Ice-T con sus Body Count. Siempre me he considerado un gran seguidor de nuestro protagonista de hoy, su etapa 'Gansta' es jodidamente memorable (aunque la controle puntualmente), las 'excesividades' de su mujer y, como no, aquellos dos primeros discos con Body Count fueron quemados hasta la saciedad con míticos zambombazos como "Cop Killer", "KKK Bitch", "Evil Dick" o "Body Count" como banda sonora de unos 90's en plena ebullición musical en todos los sentidos. Os confieso también que a partir de Born Innocent (1994) le perdí la pista bastante, escuchaba sus singles, sí, pero el vendabal escandinavo de finales de década borró todo atisbo de rap metal en mi dieta musical harto de tanto Nu Metal hip hopero.

Viene potente el de Newark, New Yersey, ya veréis...



La primera escucha de Bloodlust (2017) fue brutalmente reveladora, sentí, ¡como si de una jodida hostia se tratara!, que los 90's habían vuelto, sentí como la época en la que grupos como Biohazard, Sick Of It All, Clawfinger o los propios Body Count dictaban sus propias normas en paralelo al Grunge y el New Metal de Sepultura y Pantera. Por todo lo dicho, creo que Ice-T se ha marcado un disco sólido como una roca facturado con su inseparable Ernie C., por cierto, los únicos miembros originales pues Mooseman, Beatmaster V y D-Rock, 'The Executioner' por desgracia fallecieron (dos de ellos por tiroteos) ocupando su lugar Bendrix (guitar), Vincent Price (bass) y III Will (drums).

Bloodlust sigue tocando todos los palos en los que Body Count ha cimentado su carrera, es decir, el Rap Metal pesado y gótico pero, a su vez, ultra-acelerado (no en vano Ice-T siempre ha amado a  por encima de muchas cosas a Slayer) además de escupir siempre un mensaje anti-sistema y apegado a los barrios marginales. ¿Para qué cambiar?, Body Count no nos iban a venir ahora con historias 'indies' y cambios a la electrónica. Las colaboraciones en el disco son de auténtico lujo, tenemos en la introductoria y hostil "Civil War" a Dave Mustaine con sus asesinos punteos, a Max Cavalera en el atronador y asalvajado "All Love Is Lost", un patada en las pelotas sublime y, por último, a Randy Blythe en la acorazada "Walk With Me". Pero los 'guest stars' no eclipsan en absoluto el poderío de Body Count en el S. XXI porque balazos como "The Ski Mask Way", la excelente cover de Slayer "Raining In Blood/ Postmortem", la sangrante, gótica y dolorosa "Here I Go Again" y el excelente cierre de "Black Hoodie" conforman una colección de canciones imbatible y que sigue dejando el nombre y el mensaje de Body Count y de Ice T en lo más alto.

6 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

pues lo tuve en la mano y al final por el tiempo pase de el visto lo visto he de recuperarlo a lo que se dice ya...

victor dijo...

Nunca he oído un disco de este banda............y joder, menuda tralla. Demasiado pa mi body jeje
Un saludo

günner dijo...

Gran disco, sí.

PUPILO DILATADO dijo...

Bernardo - Es Ice T metiendo tralla metálica, los temas son muy molones, no agobia con sus proclamas y el sonido y la producción son acojonantes.

PUPILO DILATADO dijo...

victor - Si nunca has escuchado a Body Count quizás ahora esto te sonará desfasado...y nada más lejos de la realidad!

PUPILO DILATADO dijo...

Günner - BRUTAL!!!!