SERIES: THE WALKING DEAD, SEASON 6º (PT. II), Y EL INTERÉS REMONTÓ POSICIONES...


NOTA: 70%

Por fin ha llegado el momento de la entrada en acción de 'Lucille', ha costado lo suyo, de hecho toda la sexta temporada, pero ya está entre nosotros. Era hora.

La segunda parte de la 6ª Temporada de The Walking Dead, en mi opinión, se ha saldado con un balance positivo después de dos temporadas y media hundida en el 'fango terapéutico' yankee más bostezante y anodino. Era hora de ver capítulos centrados en violencia, vísceras y sufrimiento físico y psíquico DEL DE VERDAD tras el cutre Gran Hermano que llevábamos soportando en Alejandría desde la 5ª Temporada.

Y es que, por fin se han quitado un poco de caspa y le han puesto cojones al asunto divisando en el horizonte el advenimiento del malo malísimo de 'Los Salvadores', el hasta ahora misterioso Negan, olvidándonos de los insignificantes e incompletos 'Wolves'.

Pero no todo iba a ser de color de rosa, bien es cierto que el ritmo de esta segunda parte no decae, más bien, como en las dos primeras y la cuarta, el ritmo se intensifica cada vez más y las situaciones se recrudecen a medida que van pasando capítulos pero vuelvo a sentirme decepcionado precisamente con el último capítulo por mucho Negan en pantalla que se precie. ¿Cómo puede ser que tras unos capítulos en donde siempre salen victoriosos de las escaramuzas de 'Los Salvadores', el último capítulo sea como jugar 'al gato persiguiendo al ratón'?. La verdad es que se me queda muy pequeño este capítulo, las reacciones de Rick y Abraham desorientados como nenazas, la huida adolescente y y desorientada del grupo por el bosque hacia 'la boca del lobo', la innecesaria crisis existencial de una superviviente nata como Carol.... En fin, por lo menos reconozco que el 'speech' de más de diez minutos del salvaje de Negan está cojonudo, muy ajustado y en su sitio como la versión 'para todos los públicos' de un personaje de cómic tan excesivo y mal hablado como éste. Al menos, este último capítulo sirve para generar expectación sobre la, al parecer ya, sétptima y última temporada de la ficción de Frank Darabont y Robert Kirkman teniendo el escenario de batalla preparado para la última gesta heroica entre putrefactos zombies.

No negaré que me siguen jodiendo muy mucho cosas, demasiadas quizás todavía, porque no entiendo cómo la parejita más sosa de la historia, oséase, Glenn y Maggie no la han palmado todavía (espero con toda mi alma que haya sido Glenn el que haya caído bajo el poder de 'Lucille'!...) a pesar de que Maggie ha protagonizado junto a Carol mi capítulo favorito en donde son hechas rehenes de un grupo de 'Salvadores' y se lo montan de categoría para deshacerse de ellos. Precisamente este hecho, el de cargarse fríamente a sus contrincantes, hace que Carol se replantee sus prioridades y su humanidad, en fin, pero vamos a ver, ¿acaso no pasó ya por ello cuando la abandonó Rick y se hizo la 'Survivor' implacable que era hasta ahora?.... Los guionistas la han jodido con este giro, al igual que con dos personajes que podrían dar mucho más de lo que lo están haciendo hasta ahora porque, joder!, Daryl y Michonne se han convertido en dos putas marionetas al lado de Rick cuando podrían estar dando grandes momentos. Lo siento, no me creo a ese Daryl torpe, despistado y 'domado' como tampoco me creo a una Michonne 'enchochada', liberada de ralladuras mentales y sin iniciativa.

En definitiva y como siempre, te dan el 'caramelito' para luego saber amargamente, aunque no haya sido tan difícil de digerir como en temporadas anteriores...

2 comentarios:

Addison de Witt dijo...

Buff! ni idea, llevo retraso en tema de discos y peliculas, pero con las series es de traca, esta no he visto ni un capítulo, y mira que es famosa, en fin poco a poco.
Salud!

PUPILO DILATADO dijo...

Addison - Sinceramente amigo, no te veo entre zombies, je, je, disfrutarás mucho más con Leftovers, HousecOf Cards, The Fall y Peacky Blinders por mucho que Walking Dead siga siendo un exitazo absoluto de audiencia, hazme caso.