ERIN COSTELLO "DON'T BELLOW, THE STATUS QUO" (2016), ABRUMADORA GARGANTA Y PLACERES SOUL!!!


NOTA: 100%

Ultimamente se podría decir que vivo dentro de "Mi Tocadiscos Dual", el sacrosanto templo de la música con Bernardo de Andrés como 'deidad' del mismo. ¡Y no es para menos!, la cantidad de discos que estoy descubriendo con su sección de los domingos 'Domingos de Reseñas y Novedades', además de los discos a los que le dedica un post entero entre semana son incontables, inabarcables diría yo, pero, al menos, intuyo (con la pasión que le dedica a algunos de sus textos) qué discos son obligados y que no puedo dejar pasar de ninguna de las maneras. Gracias Mr. Bernardo por tu labor incansable a la hora de descubrirnos estilos, bandas y discos descomunales de todo tipo.

Pero vayamos 'a la pelea'...



Después de visionar este videoclip tan bien planteado en simbiosis perfecta con la música que lo adorna y de la honestidad que se desprende de la portada del disco, deberíais haber caído rendidos como yo ante esta cantante y compositora canadiense de Halifax, Nueva Escocia. Por lo poco que sé de su carrera, no es una recién llegada, ¡ni mucho menos!, pues con este disco del que os hablaré hoy ya tiene cuatro trabajos en su haber además de poseer un 'status' bien reconocido no sólo en su Canadá natal sino también en EEUU y, sobre todo, en Europa donde hace una semana que finalizó una exitosa gira por Alemania y Austria.

El Soul que factura Erin tiene una clase descomunal no hace 'Neo-Soul' S.XXI como la Winehouse, Duffy o Adele, lo suyo es algo más clásico, más sesentero aunque con toques guitarreros por aquí y allá y es que a la primera escucha ya tienes claro que va sobrada de talento y garganta...¡Y qué garganta Pupilos!!!, yo la definiría como 'negro azabache' con ese timbre negroide tan característico y que te deja bloqueado con un temazo como "Fighter" que acaba con un orgasmo guitarrero brutal . Pero, como quiera que estamos ante un DISCO REDONDO, la intensidad emocional y la entrega vocal y rítmica en la que, logicamente, se apoya este trabajo campa a sus anchas en canciones como el inicial "Move", "Low" o "Wake Up". Tampoco se puede dejar de lado los momentos íntimos, los más delicados y frágiles sustentados en sutiles líneas de piano, que también te dejan babeando a litros como la desnuda melancolía de "Quiet The Bombs", "Turn It On" o la impagable "Titanic".

En conclusión, un disco, como diría mi gran colega Bernardo, 'Bello, bellísimo', que no busca entrar en listas ni contiene forzadas poses para las masas. A Erin Costello no le hace ninguna falta...

Aquí os dejo su reseña por si gustáis saber lo que piensa el 'musicólogo' que me la descubrió...

6 comentarios:

Addison de Witt dijo...

Lo conocí por Bernardo y aún lo tengo pendiente, todo lo que leo es bueno así que tendré que adelantar la escucha.
Saludos.

bernardo de andres herrero dijo...

graciñas pero algu dia contrae donde saco el tiempo . vay que tu tampoco te quedas manco mi collecion stoner empieza ser inabarcable

Alberto Secades dijo...

Es un disco sensacional, Pupilo.

Gracias.

Y te digo yo de dónde saca Bernardo el tiempo: de la misma esquina en la que Robert Johnson aprendió a tocar la guitarra, nada menos.

PUPILO DILATADO dijo...

Addison - Conociéndote comí te conozco sé que te vas a derretir con la primera escucha, es un disco sobresaliente de una garganta sobresaliente.

PUPILO DILATADO dijo...

Bernardo - Te has convertido para mi en el 'refresco' para cuando me 'quemo' demasiado en el Desierto. Erin tardo solo dos horas en agradecérselo por el Face!!!

PUPILO DILATADO dijo...

Alberto S. - Muy guardado se lo tiene el colega Bernardo, sí!

Como lo haces De Andrés???, sueltalo ya!!!