THE DOGS D'AMOUR!!!, SALA WAH - WAH (VALENCIA) 25/02/2013: ...podríamos llamarlo... ¡HISTÓRICO!!!


He tardado en volver a oler sudor rockero y guitarras desde aquel lejano bolo de Redd Kross en diciembre pero...WOW!!, creo haber presenciado, en tan sólo tres días, dos de los conciertos que van a estar claramente en lo más alto de mi 'ranking' de mejores bolos de este año 2013 con la 'experiencia The Brew' del 23 y con la cita obligada de The Dogs D'amour el pasado lunes 25, tras esta reunificación para recaudar fondos para un amigo común que padece cáncer...


...pero no hay que olvidar también que están conmemorando el 25º aniversario del sagrado e intocable "In the Dynamite Jet Saloon" y gran parte del peso del 'setlist' era obligatorio en el homenaje a las acojonantes canciones de este grandísimo album como "Last Bandit", que se encargó de abrir en canal (y sin esfuerzo alguno) nuestra alma para mantenernos en un estado irreal y maravillosamente hipnótico durante todo el concierto...



Mi pequeña 'batallita' para con este album es curiosa y friky de cojones pero creo que es el momento y el lugar de contarla antes de hacer la crónica como dios manda. "In the Dynamyte Yet Saloon", ¡el vinilo! cayó en mis manos de la manera más inesperada y extraña posible hace...20 años!!!. La sangre que corre por mis venas es toledana y siempre he pasado las vacaciones de mi niñez y juventud en un pueblo de Toledo. Pues bien, haceros a la idea, fiestas veraniegas (allí llamadas 'Ferias'), año 93', Nirvana, Queen, Guns 'N Roses, Metallica y The Pixies mis únicas referencias musicales (poco más) y puestos de todo tipo (perritos piloto, rifas, etc,..) en la plaza mayor y adyacentes. En aquel momento, tan sólo llevaba escuchando seriamente la música del diablo un año pero mi vista y mis oidos ya estaban bien agudizados y le eché el ojo a un curioso y cutrísimo puesto en donde conseguías discos de todo tipo si a una determinada distancia tirabas una moneda de 100 pesetas y se quedaban encima de las torres de vinilos allí apiladas y dispuestas. Bien, yo no tuve excesiva suerte y salí perdiendo pasta pero mi primo....WOW!!! fue el siguiente en intentarlo y, como si hubiese estado toda la vida practicando, su primera diana fue un extraño pero enigmático disco con cuatro tipos en portada que se parecían estéticamente a Guns N' Roses, tenía buena pinta la cosa y mi primo, sin dudarlo, me lo regaló sabiendo la pasión que ya sentía por el rock'n'roll. Era "In the Dynamite Yet Saloon", como no. Pero mi primo no paró, siguió tirando y consiguiendo, tirando y consiguiendo, sin fallar (¡y a él la música le importaba un carajo!) hasta que, tras tener más de veinte vinilos en mis manos (no exagero) y bastante público disfrutando de la hazaña, el mosqueado tipo del puesto le tuvo que invitar a que se marchase porque ya no le rentaba el negocio. El disco, más bien su escucha, se hizo de rogar con la cantidad de novedades que tras ese verano llegaban de EEUU e Inglaterra, así que medio año después de conseguirlo, en plena fiebre Quireboys y volviendo a redescubrir "Lies" le llegó el momento adecuado a Tyla, Jo Dog, Bam y Steve. El flechazo fue absoluto.

Tras la 'batallita', haceros a la idea, me conocéis, The Dogs D'amour siempre han sido para mí un tesoro bien escondido en mi colección que he recuperado en determinadas ocasiones para cuando el rock'n'roll más sucio y añejo tocaba a la puerta de mis oidos pero no los he tenido tanto en cuenta como debiera...y eso ahora me pesa porque habría disfrutado del concierto más si cabe de lo que ya lo hice el pasado lunes.

Y allí fuimos congregados, la expectación blogueril era tremenda, las conexiones y las confirmaciones con amigos y colegas blogueros quedaron selladas, caso de Alex (que flipó en colores con una banda a la que desconocía) y Johnny de "Woody-Jagger" que siempre es un 'extra' a la hora de compartir un bolo tan especial como éste y como el de Redd Kross.


Hechas las presentaciones, al lío, lo vivido en la sala Wah-Wah, fue ANTOLÓGICO!, de verdad os lo digo, una cita con la historia del rock'n'roll y un reencuentro de viejos zorros y resabiados colegas de botella e instrumento que dieron lo mejor de sí mismos para disfrutar DE SÍ MISMOS y de su bellísimas canciones. Esperaba algo especial, pero no TAN ESPECIAL. Esperaba unos divos (que lo son!) pero en el mal sentido, con distancia y cierta antipatía y me encontré a una banda que quiere pasárselo en grande con su cancionero ofreciendo un buen rollo clarísimo y ganas de juerga sin restar ni un ápice de profesionalidad a su show.

Podría afirmar sin temor a equivocarme que sonaron de auténtico lujo desde el principio hasta el final a pesar de que algunos dijeron que los dos o tres primeros temas no acababan de escucharse del todo, no sé, debió de ser la emoción pero no encontré nada raro en "Last Bandit", "Firework Girl" y "The Kid from Kensington". La selección del 'setlist' podría haber funcionado de mil maneras con esas canciones tan reales y carismáticas, porque a mí me sonaron a himnos eternos y bañados en alcohol completamente poseidos por el veneno Stones/Faces y por los que parece que no pasa el tiempo, caso del perdedor "Wait Until I'm Dead"...



Pero no puedo dejar pasar por alto joyazas de "In The Dynamite...." como "Everything I Want" (cada vez tengo más claro el plagio de Depeche Mode con el arpegio inicial de esta canción en su "Personal Jesus"), el etílico "Heartbreak", "Billy Two Rivers" que sonaron a verdadera gloria, tan auténticas y 'vintage' como las recordabamos en aquellos tiempos y, sobre todo, el paroxismo y la locura que nos incitó a vibrar con tesoros como "How Come It Never Rains", "Medicine Man" o la gema que cerró el concierto con "I Don't Want You to Go" y toda la sala coreando a voz en grito y como si la vida nos fuese en ello el gran, gran estribillo de esta composición. El triunfo final fue suyo, merecido, sudado y disfrutado por un ENORME Tyla al que tenía unas ganas tremendas de ver encima de un escenario. De los demás, Jo Dog fue el menos expresivo pero asesinamente certero con su instrumento, Bam desplegó todo su arsenal rítmico y Steve estuve sencillamente genial, con mucho desparpajo y viviendo de verdad la noche, la gira y el acontecimiento que supone su reunificación.

No se olvidaron tampoco de su album "Errol Flynn" y de 'intocables' píldoras etílicas como la homónima "Errol Flynn", "Drunk Like Me" y "Satellite Kid" que fue absolutamente emocionante, doy fe de ello amigos.



Si esta cita venía justificada por esos fondos solidarios hacia su amigo y por el aniversario de "In the Dynamite....", había un motivo importante más a añadir a este 'comeback', y es que parece que 'los perros del amor' quieren seguir dándonos alegrías discográficas publicando un nuevo EP del que tocaron esa impresionante "Flameboy". Pupilos, en serio, el tema está claramente a la altura de sus clásicos tanto en estudio como en directo por lo que, ¿Qué nos puede deparar el futuro con unos Dogs D'amour tocados de nuevo por las musas?...

Acabaron como no podía ser de otra manera, con otro clasicazo, ya os lo he apuntado más arriba, con una composición que se convirtió en una comunión perfecta de público y banda que despidió una noche mágica e irrepetible. Fue un auténtico lujo disfrutar de ellos y con ellos con su "I Don't Want You to Go". Con un fin de fiesta tan epatador (como comprobaréis aquí abajo aunque el clip corresponda al bolo de Barna)...¿alguién echó en falta "Debauchery"?, a un servidor desde luego que no.



Tyla y los suyos se vaciaron. Fue un concierto de 10. Citas rockeras como estas sólo se viven una vez en la vida. Uno estuvo allí. Mi corazón es más rock'n'roll que nunca.

7 comentarios:

Johnny dijo...

Pedazo de cojonuda crónica, no esperaba menos por aquí y con el plus de esa anécdota de batallita, qué cosas pasan a veces. Se agradece la mención. Vivimos un pedacito de historia, al menos de la grande de los Dogs. Un abrazo.

Ofersan dijo...

Sin duda han sido unos shws muy emotivos y completos, los fans hemos disfrutado, esta claro tambien que las limitaciones del tiempopasado estan ahi, pero no importaron. Saludos

Anónimo dijo...

Corroboro totalmente el pedazo de concierto. Estuve en el de Madrid, y como bien dices... una cita con la historia. Gracias por el fantástico blog y un saludo.

PUPILO DILATADO dijo...

Johnny - ¿Pedacito?, me gustaron tanto los Dogs que yo no hablaría con diminutivos!!!.

Cierto lo de las anécdotas Spinal Tap a la hora de recordar las 'adquisiciones' de discos. Aquello fue la hostia!!!

Muchísimas gracias por apreciar la pasión que le sale a uno del alma.

Nos vemos en el próximo, jejeje!

PUPILO DILATADO dijo...

Ofersan - En mi caso, quedé saciado. Claro que les hubiese visto una hora más, ¡Y dos y tres!!! pero estuvieron a un nivel tremendo y fueron generosos con su cancionero y con los fans.

Disfrutar de sus canciones en directo fue una auténtica experiencia. De leyenda!

PUPILO DILATADO dijo...

Anónimo - A tí por pasarte y 'entender el show Dilatado'. Es una pasada que se hablen maravillas de sus tres bolos, me doy todavía más cuenta de que no vinieron a Valencia para cubrir la fecha sin más y vaciarse en Barcelona.

Möbius el Crononauta dijo...

Gran batallita, gran grupo, gran concierto.